¡Vamos a decir adiós a las mañanas aceleradas! Suena el despertador y toca empezar una nueva jornada laboral. Para la mayoría de las personas, la mañana es una de las partes más agitadas del día. La clave está en tomárselo con calma y aprovechar cada minuto de forma pausada. Y, para ello, tenemos que cambiar algunos hábitos. Con estos seis consejos conseguiremos que nuestras mañanas sean sólo el inicio de un día redondo. ¿Empezamos?

1. Despiértate un poco antes
Es preferible ponerse el reloj 20 minutos antes y desayunar sin prisas, darse una ducha relajada y disfrutar del camino hasta la oficina. Tu mañana tendrá otro color. La solución para recuperar horas de sueño es irse a la cama antes o, si puedes, recurrir a la siesta. Abandona las prisas, nunca son buenas.

2. Haz algo que te apasione
Busca tiempo para meditar, leer o hacer ejercicio cuando te levantes. Establece un horario flexible para no agobiarte si un día no puedes hacerlo. Hará que empieces con una actitud positiva el día.

3. Tómate tu tiempo
Considera este tiempo de la mañana como un espacio propio. No dejes que la televisión, las noticias, el correo electrónico o las redes sociales se conviertan en la figura central cada vez que te levantas. Déjalo para otro momento. En su lugar, aprovecha ese tiempo para relajarte y pensar en otras cosas. Queda mucho día para ocuparse de las cosas del trabajo y volver a la realidad.

4. Desayuna sin preocupaciones
Ya sabemos que el desayuno es una de las comidas más importantes del día. Hay que tenerlo en cuenta. Prepara un desayuno con zumo, tostadas, frutas y leche y dedícale unos 15 minutos. Te dará la fuerza que necesitas para continuar con el día.

5. Organízate la noche anterior
Antes de dormir, podemos dedicarle unos minutos a revisar qué es lo que tenemos que hacer el día siguiente y ponerlas en orden. De esta forma, por la mañana irá a lo directo y no tendrás que agobiarte por no saber por donde empezar.

6. Pon tu buena cara a las cosas
Intenta que cada nuevo día sea diferente al anterior. Olvida las complicaciones, ellas solas irán apareciendo…Por eso, por la mañana sonríe y déjate llevar. Así, tu día irá mucho mejor y esto se notará en tu trabajo.