1. Lo básico
Si quieres destinar tu red social a encontrar trabajo lo lógico es que elijas una foto de perfil adecuada, que uses álbumes privados, que elimines actualizaciones que no te favorezcan profesionalmente y que incluyas tu vida laboral y tu formación en el perfil. No te olvides de habilitar la búsqueda pública.

2. La mayoría de puestos de trabajo conseguidos vienen de referencias
Facebook es la gran red social de intercambio de contenidos y en ella puedes facilitar a tus amigos o conocidos ofertas de trabajo que puedan interesarles, y pedirles que ellos hagan lo mismo. Esta red social puede convertirse en un centro de reclutamiento de nuevos empleados.

3. Puedes interesarte por la empresa
Igual que la empresa se puede llegar a interesar por ti, tú también puedes hacerlo con la empresa en cuestión. Busca su página de Facebook e infórmate acerca de su trabajo, su política de empresa, los candidatos que buscan, las nuevas ofertas de empleo que publiquen, etc.

4. Tiene aplicaciones específicas para buscar trabajo
Por ejemplo CareerBuilder o Branchout, además de portales como Glassdoor. En ellas puedes subir tu currículum y recibir alertas sobre nuevas ofertas relacionadas con lo que estás buscando.