Si el empleado no se siente cómodo en el ambiente laboral, no rendirá de la mejor manera, y puede incluso que abandone el puesto. Para que esto no ocurra, os enseñamos distintas formas de integrar a los nuevos empleados en la empresa.

1. Fíjale un objetivo. Es una forma de mantenerle motivado. Ya sea por un número de ventas, un proyecto que debe entregar en un plazo o cualquier otra forma que sienta cierta responsabilidad.

2. Ocúpate de que se comunique con sus compañeros. Presenta a esa persona públicamente, o incluso establece una reunión para avisar que hay un nuevo compañero e integrarle en el grupo.

3. Dale “feedback” durante los primeros días. Así podrá saber la imagen que está dando públicamente con su comportamiento. Es la mejor forma de hacer que mejore.

4. Muestra al nuevo empleado las oportunidades de crecer en la empresa. Hazle saber que si trabaja adecuadamente podrá ascender de cargo.

5. Haz que se sienta identificado con la marca de la empresa. Si se siente cómodo con el producto tendrá una integración más rápida.