Hay “freelance” que siempre están ocupados realizando diferentes trabajos. No existe una fórmula exacta para su éxito, pero basándonos en sus conductas podemos suponer las razones por las que les prefieren a ellos.

Aquí las vamos a compartir con vosotros.

1.- Saben venderse. No solo realizan un buen trabajo, también conocen sus puntos positivos y han aprendido a hablar bien de sí mismos.

2.- Son personas organizadas. Cuando trabajas como “freelance” no tienes horarios fijos. Hay que saber administrarse bien el tiempo.

3.- Siempre están actualizándose. Son personas que están preparadas para las últimas tendencias.

4.- Se mueven a través de Internet. Utilizan las redes sociales y establecen contactos a través de ellas.

5.- Prefieren hacer más que menos. Son conscientes de que puede ser su último trabajo para una empresa porque no tienen un contrato. Así que siempre intentan que les reclamen más veces.