Las pantallas son cada vez más grandes
Es algo obvio. Hace unos años teníamos unas minúsculas pantallas mientras que ahora hay smartphones que podemos abarcar con las dos manos. Hemos tardado 5 años en pasar de un tamaño medio de pantalla de 3 pulgadas a 4, pero solo dos más en llegar a la media actual de 5.



¿Qué entendemos por “grande”?
Es un concepto realmente subjetivo pero si vemos la gráfica en los últimos dos años veremos la tendencia hacia pantallas de 4,5” y mayores.



No solo las pantallas
La pantalla es el componente fundamental y de mayor impacto del teléfono, pero también hay que contar el marco y los botones, la cámara, altavoces… Los fabricantes siempre han tendido a hacer los móviles más pequeños y ligeros hasta que el panorama cambió radicalmente entre 2007 y 2010, cuando una nueva era les empujó a reinventarlo.


Los marcos de pantalla son cada vez más pequeños
Un marco con proporciones más pequeñas permite una pantalla más grande sin modificar el tamaño total del teléfono.


Samsung, a la cabeza
Es la empresa que hace, sin duda, los terminales más grandes. El Galaxy Note original, que tenía 5,3”, fue calificado de enorme o, en el mejor de los casos, de móvil para minorías. Incluso inauguró una nueva categoría llamada “phablet”.


Apple va por detrás
Apple empezó con una pantalla de 3,5” cuando la media de mercado era de 3,2”. Se quedó ahí solo para saltar a las 4” cuando el mercado pasó de media a las 4,3”. Es decir, Apple pasó de liderar a ir por detrás.