1. Nunca invites a unirse a tu página más de una vez a la misma persona.
Insistir no garantiza el éxito, sino todo lo contrario. Pueden tomarte como un pesado y no aceptarte jamás. Si no lo han hecho la primera vez plantéate por qué ha sido e intenta mejorar (es mucho más útil que insistir una y otra y otra vez).

2. No a los textos infinitos.
La gente no quiere morir de aburrimiento. Nunca llegarán a leer el final de tu “Biblia”, de verdad. Es mejor pequeños textos, incluso frases y siempre de forma dosificada. ¿Las claves? Ser claro, conciso y directo, nada más.

3. No etiquetes a todos tus seguidores en todas tus fotos.
Selecciona a quién y en qué foto quieres etiquetar. Hacerlo por defecto y “a mogollón” da una imagen malísima, además de ser realmente molesto para tus amigos-clientes.

4. ¿Foto pixelada? Mejor no subas nada.
Si quieres subir fotos (cosa que está realmente bien puesto que es lo que realmente atrae en esta red social) adelante. Pero no subas fotos de baja calidad que se pixelen al aumentarlas, borrosas o simplemente malas. Intenta que tus fotos tengan nitidez, una alta calidad y, si puede ser, que estén bien hechas.

5. Jamás te des a “me gusta” a ti mismo.
No hay nada que pueda quedar peor. Todo el mundo sabe que te gusta lo que compartes, ¡para eso es tuyo! No es necesario aumentar los “me gusta” de esa forma, porque así lo único que haces es disminuir tu imagen de marca medianamente seria.