No es la primera vez que hablamos de la importancia que tiene LinkedIn. Es una red muy interesante por muchas razones, no solo a nivel laboral. Pero a nivel laboral, es importante remarcar que es la red para obtener nuevas oportunidades laborales, conectar con empresas y con personas, y obtener mucho éxito si se maneja de la forma adecuada. Escribir recomendaciones es una de las mejores formas de utilizar esta red. Si no lo estás haciendo todavía, has de saber que es un de los mejores hábitos que puedes desarrollar dentro de esta red. Seguramente consigas que mucha gente sea feliz con esto, y por ende, seguramente tú te sientas mejor.

Si tienes un negocio, puede que este paso sea beneficioso para tu negocio, aunque esta no debería ser la razón para escribirlo. La razón principal de escribir recomendaciones en LinkedIn es remarcar el gran trabajo que han realizado tus colegas de profesión, o las personas dentro de tu propia empresa, incluso tus clientes. Piensa en esas personas con las que tienes conexión en LinkedIn. Las personas que han ayudado a tu negocio, o a tu vida vida personal de algún modo u otro. Después, escribe una recomendación que incluya dos detalles muy específicos: qué ha hecho esa persona por ti y cómo esto ha beneficiado a tu negocio, a otras personas, o a ti directamente.

Para que esto sea más efectivo, puedes enviar un email o el link con la recomendación a la persona sobre la que has escrito. No puedes asumir que esa persona va a ver este detalle sin más. Muchas personas no miran LinkedIn todos los días, ni siquiera todas las semanas. Si te encuentras perdido a la hora de escribir una recomendación, es importante que destaques rasgos de la personalidad de la otra persona. No es necesario que seas un experto para calificar de forma positiva a otra persona. Si hablas desde tu verdad, no habrá problema en absoluto.

Cabe destacar que esto no es algo que se hace para que la otra persona escriba otra para ti. Si lo estás haciendo es porque de verdad valoras el trabajo y la ayuda de esa persona, y lo haces de corazón. Lo estás haciendo de forma desinteresada. Si la otra persona siente la necesidad de hacerlo, esa recomendacións será bienvenida, pero nunca requerida.