José Luis Marín es Ingeniero Industrial y de Sistemas, consultor y formador en Inspiring Partners, máster en Administración de Negocios Internacionales por la Universidad de Texas y máster en Administración del ITESM. Jesús Cárdenes es miembro del equipo consultivo en Retail Institute Spain & Latam y Commercial Operations Director en Shire Pharmaceuticals para España y Portugal. Ambos codirigen el Executive MBA (EMBA) de EAE Business School. Este programa, que se imparte en Madrid y Barcelona –y que se puede complementar con una estancia residencial en la Universidad de La Verne en Los Ángeles–, está diseñado para mejorar y ampliar las competencias empresariales y directivas de los profesionales participantes, los cuales ocupan puestos de responsabilidad en empresas y organizaciones de primera línea. El plan de estudios de EMBA se basa en el emprendimiento, la empleabilidad y la internacionalización.

El EMBA es uno de los programas más ‘premium’ que imparte la escuela, ¿qué enseña EAE a los alumnos de este máster? ¿Cuáles son los objetivos?

JLM: Buscamos darles una formación holística desde un punto de vista gerencial para formar directivos que puedan gestionar y liderar empresas en entornos altamente competitivos, internacionales y cambiantes.

JC: Esta formación holística les ayudará a alcanzar el máximo progreso dentro de las organizaciones en las que ya trabajan o en las que se deciden a desarrollar por sí mismos. Para ello se imparten conocimientos de las áreas funcionales críticas en la organización, se les ayuda a desarrollar habilidades y competencias tanto de forma grupal como individualmente a través de coaching. Lo más importante es que el EMBA aporta una visión global de la empresa con asignaturas específicas como son estrategia, análisis integral de la empresa y en los Trabajos de Fin de Master, donde deben desarrollar proyectos de empresas integrando todos estos conocimientos. La realización del EMBA va a ser un punto de inflexión en su carrera pero la inquietud por el desarrollo personal los debe seguir acompañando en toda su carrera profesional especialmente en el entorno cambiante en el que estamos viviendo.

¿Cómo definirían en una palabra este programa?

JLM: Vanguardia. Ofrecemos una formación de vanguardia para afrontar los retos actuales.

JC: Y añadiría también “progreso acelerado” porque en tan solo año y medio van a adquirir una serie de conocimientos y habilidades que les va a hacer cambiar su forma de pensar, de aportar visión y de ser reconocidos en las organizaciones, que les va a ayudar a progresar de manera personal y profesional de forma exitosa.

¿Cómo acerca la escuela a alumnos y empresas?

JLM: Planificamos eventos y generamos situaciones y lugares de encuentro donde los participantes pueden reunirse directamente con los reclutadores y las  empresas. Por ejemplo, el Pool de Expertos es una asesoría especializada para optimizar las posibilidades reales de éxito del alumno y que proporciona las herramientas clave para diseñar y poner en marcha una estrategia de diferenciación del candidato. Participan más de 60 expertos de firmas internacionales de recruiting como Michael Page, Robert Walters, Hilti o BPM, entre otras.  Otra iniciativa es el Company Day, un encuentro anual entre los alumnos executive y un pool de headhunters, recruiteres y profesionales destacados de la selección de personal. Para los alumnos que quieren crecer profesionalmente y tienen una proyección internacional, está el International Talent Program. Otra iniciativa es el Employment Partner Executive que incluye tres fases: identificación de perfiles, Career Advising y Sesiones con Headhunters.

JC: Esta vinculación de la escuela con la empresa ha sido siempre uno de los pilares estratégicos de EAE. El Servicio de Carreras Profesionales tiene relación con más de 4.500 empresas en más de 34 sectores diferentes. Contamos con profesionales activos que ejercen puestos directivos en las compañías importantes. El uso del método del caso es otra de las palancas importantes para integrar los conocimientos adquiridos con la realidad de la empresa. También EAE tiene el programa EAE Emprende para los que deciden iniciar su propio negocio.

¿Cómo es el perfil del estudiante que se interesa por este programa? ¿Cuántos alumnos lo cursan cada año? ¿Cuántos lo han cursado hasta ahora?

JLM: El estudiante del EMBA de EAE tiene una experiencia profesional media de 10 años y su edad está en torno a los 35 años. Además, destaca la presencia femenina que representa el 47% de su alumnado. El 87% de los alumnos son españoles, al tratarse de un programa part time, y el 13% extranjeros, de 39 nacionalidades distintas.

JC: En este sentido, el perfil del estudiante del EMBA es principalmente un profesional en ejercicio con un nivel de manager o director, que tiene interés en adquirir conocimientos y habilidades que le permitan maximizar su progreso en la organización. Son personas con iniciativa y hambre de desarrollo que ven que un entorno cambiante necesitan una actualización de conocimientos, una visión estratégica y unas habilidades de liderazgo que le permitan un mayor desarrollo y con ello contribuimos a que alcancen sus metas profesionales.

Ambos son profesores en España, ¿qué opinan del sistema académico español? ¿Cómo están incluyendo la tecnología?

JLM: Hay muchos retos por superar de cara a generar directivos que sean competitivos a nivel internacional, pero a través de diferentes herramientas y recursos damos a los alumnos formación que les permite poder ser competitivos en cualquier entorno. Utilizamos plataformas tecnológicas diversas, así como recursos digitales que permiten al alumno desarrollar competencias digitales para innovar en sus entornos profesionales.

JC: El sistema académico en España está de forma general basado en adquirir conocimientos, de forma alejada de la empresa. Además en muchas ocasiones se fomentan valores orientados a perfiles de expertos en funciones pero con poca capacidad de emprendeduría y de innovación. Esta más enfocado en conseguir la colocación en una empresa o en la administración pública, frente a generar ideas trabajarlas con metodología, liderar equipos, comunicar y convencer interna y externamente de que ese proyecto es un éxito y arriesgar años y recursos en llevarlos adelante. De esta manera cada vez más los profesionales cuando se incorporan en las organizaciones se dan cuenta de que muchísimo de lo que han aprendido tiene poco valor y necesitan realizar formaciones complementarias para realmente ayudarles a ser mejores profesionales con carreras exitosas.