2018 ha sido y está siendo sin duda el año del home office. Sin duda una forma muy cómoda que permite a las personas trabajar y poder compaginar un poco mejor su vida personal. Según una investigación de Jabra, empresa que se ocupa de la venta de auriculares y otros dispositivos, uno de cada tres empleados en Alemania, Francia y Reino Unido encuentran el home office como la forma más productiva de trabajar. El problema es que aunque cada vez está más extendido, no todo el mundo tiene permitido hacerlo. Muchas empresas necesitan empezar a trabajar en su flexibilidad y empezar a dar otras opciones de trabajo a sus empleados.

Por supuesto, no todo el mundo está capacitado para hacer home office. Es necesario contar con una gran capacidad de concentración. Esto no es siempre posible. Vivimos en una mundo donde las distracciones abundan. Pero la verdad es que esto también ocurre en el trabajo, puede que venga un compañero a comentarte algo, una reunión que tiene lugar en la hora que más trabajo hay, etc. Por tanto, trabajar desde la oficina no garantiza que se vaya a trabajar mejor o de forma más productiva. Hay personas que no trabajan bien con las horas que establecen las personas. Muchos empleados trabajan mejor a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, depende de cada persona.

No es que los líderes estén sordos ante las quejas para implantar el home office, es cierto que en ciertos casos no puede establecerse. Muchas empresas están buscando oportunidades para incrementar su productividad y si los empleados pudieran probar de algún modo que trabajarían de forma más productiva desde la comodidad del hogar, puede que muchos managers que están escépticos ante el home office, le dieran finalmente una oportunidad. Pero el mayor problema es la confianza que se necesita para realizar este tipo de trabajo. Es necesario contar con la tecnología y con el espacio de trabajo que permita una realización del trabajo y una concentración óptima.

Como conclusión, aunque no vaya a ocurrir de la noche a la mañana, el home office también va a llegar a nuestro país. Es algo lógico si lo pensamos con detenimiento. La oficina no siempre es el lugar idóneo, siempre hay algún ruido o alguna interrupción que rompe nuestra concentración y nuestros bloques de trabajo. Además, la flexibilidad es una de las características que más buscan las personas a la hora de trabajar en una empresa, por ello las compañías tienen que empezar a escuchar.