Los nervios nos pueden jugar una mala pasada, tanto en los gestos como en el habla, ya que muchas veces decimos cosas que no deberíamos por culpa de ese nerviosismo. Por eso os vamos a enseñar 4 cosas que jamás debes decir durante una ponencia. Así estarás preparado aunque no sepas como controlar tus nervios.

Eso sí, no te olvides de que no solo importa lo que digas, si no también cómo lo digas. No dejes que el lenguaje no verbal comunique lo contrario de lo que hablas.

1. “No tuve mucho tiempo para prepararlo…”
Aunque sea cierto, debes mostrar seguridad en lo que estás diciendo. Nunca dejes entrever que no controlas bien el tema del que estás dando el discurso.

2. “¿Ven bien la pantalla? ¿Se lo leo?”
En ningún caso debes leer lo que hay en la pantalla, como mucho debes explicarlo. Normalmente las diapositivas solo sirven de guía, realmente lo que importa es lo que estás contando.

3. “¿Me están escuchando?”
Seguramente te preguntes varias veces si se te escucha bien a través del micrófono, pero para ello habrá un equipo técnico preparado de que todo funcione.

4. “Estoy un poco nervioso”
O similares. Es un error compartir ese tipo de emociones. Jamás debes contar como te sientes ante el público. Ya que eso puede jugar en tu contra.