Grupo Iberostar cerró el año 2017 con una facturación de 2.428 millones de euros, un 20% más que en 2016. De esta forma inicia en 2018 una etapa clave inmerso en la renovación de su propuesta de valor, centrada en la innovación y la excelencia, y el compromiso con las personas y el medio ambiente.

Los últimos años han venido marcados por un constante crecimiento en la facturación del Grupo, una tendencia positiva ligada a la consolidación de su presencia internacional, la apuesta por la calidad y la satisfacción de los clientes, unidos al crecimiento de sus negocios de viajes.

Actualmente, Grupo Iberostar opera en 35 países del mundo con una completa oferta turística que se materializa en Iberostar Hotels & Resorts, su división hotelera y negocio principal; así como en otros servicios. En los últimos seis años, la compañía ha desarrollado un ambicioso plan de adquisiciones y reformas en los establecimientos de su división hotelera, Iberostar Hotels & Resorts, con una inversión que ha superado los 500 millones de euros. Gracias a ese esfuerzo, la totalidad de sus establecimientos se sitúan en el segmento hotelero de alto valor con 4 y 5 estrellas. Además, el 70% de ellos han sido reformados recientemente con un foco especial en la innovación y el desarrollo tecnológico. Este esfuerzo de reposicionamiento continuará en los próximos años, con inversiones ya comprometidas de 700 millones de euros más hasta 2022 en Europa y América.

Nueva identidad de marca

Bajo el paraguas de la marca única Iberostar, la compañía ha reorganizado la segmentación de sus establecimientos en torno a tres grupos: hoteles de ciudad, ubicados en el corazón de urbes con gran atractivo turístico como Madrid, Nueva York o Lisboa; hoteles de playa, diseñados para que los huéspedes disfruten de sus vacaciones en primera línea de mar; y hoteles con historia, un segmento de nueva creación bautizado con el nombre de Iberostar Heritage, que incluye una colección de establecimientos singulares ubicados en edificios que por su arquitectura o significado histórico-cultural, tienen un valor y encanto especiales. De manera transversal, la compañía refuerza la categoría Grand, máximo exponente del lujo en Iberostar y presente en todos estos segmentos.