El ministro de justicia, Rafael Catalán, fue el encargado de entregar el Premio de Honor a Juan Antonio Sagardoy en la IV edición de los Premios Forbes Abogados. Como afirmó Catalán en su discurso, ha sido un “privilegio estar aquí arriba junto con Andrés Rodríguez para entregar el reconocimiento a toda una trayectoria a un maestro como es Juan Antonio Sagardoy”. Además, destacó su inteligencia, su categoría y su sentido del humor.

A continuación el discurso íntegro del ministro:

“Muy buenas noches y gracias a Forbes por la invitación para estar aquí. Gracias a todos ustedes por su asistencia, estoy seguro de que entienden perfectamente en este final del acto de reconocimiento a los abogados, a la abogacía, a las firmas y a una figura extraordinaria como Juan Antonio Sagardoy. Suele pasar que cuando uno ocupa posiciones institucionales, por aquella de las reglas del juego, te atribuyen cerrar el acto. Se te reconoce cierta autoridad, pero es una faena porque tienes que hablar después de personas brillantes, inteligente y, sobre todo, como me pasa a mí, de un maestro como Juan Antonio […] por su inteligencia, su categoría y con su sentido del humor.

Una de las secciones habituales en cualquier medio de comunicación es la tribuna que la firma el que toque. En Forbes, esta tribuna se publica siempre en las primeras páginas del último número. En el número de mayo, el director, Andrés Rodríguez, hace una referencia en la que dice que para él la credibilidad es que la portada no se repita, que detenga la mirada del paseante en el aeropuerto y que la cuenta de resultados se mantenga en los números negros en un mundo tan competitivo como el mundo editorial. No obstante, esta última, la de mantener la cuenta de resultados en número negros, es muy común. Todos, representantes de empresas y despachos, así como del mundo político, intentamos que nuestros números estén en negro y que, por lo tanto, generemos balances positivos y beneficios a nuestros accionistas. Yo creo que hoy es un buen día para hacer un balance de los número negros, porque si miramos dónde estábamos hace seis años y miramos dónde estamos hoy, yo creo que el Gobierno de España ha hecho un buen trabajo. Los datos lo acreditan. Después de cuatro años, casi cinco, creciendo por encima del 3%, creado 500.000 puestos de trabajo al año, manteniendo el Estado del Bienestar… Los números negros nos hacen creer que hemos fortalecido un valor fundamental en un país, en una nación, como es credibilidad, como es la seguridad jurídica. Por lo tanto, a día de hoy, digo que España es un país en el que se respeta el valor de la Ley. Eso es un trabajo de muchos. Eso, además, es un trabajo acumulado de los abogados, de los jueces, de los fiscales, de los notarios, de los registradores y de todos los profesionales del mundo del derecho y de la justicia. Por tanto, tenemos que estar satisfechos de dónde estamos y de haber conseguido que en esa parcela también estemos en número negros como intenta Forbes con sus ediciones periódicas.

Además de editarse en papel, Forbes también tiene una página web. En la página principal de hoy tenía un titular que dice que reconocer los éxitos de las personas a las que aprecias te ayuda en tu carrera profesional. Hoy, con estos premios que acaban de entregar, Forbes cumple esa máxima de reconocer a las personas que nos ayudan en nuestra carrera profesional. Se ha reconocido a personas físicas, a personas jurídicas tales como Luis de Carlos, Accenture o ICADE. Hay que darles la enhorabuena a todos ellos por el magnífico trabajo que desempeñan cada día.

Hoy he tenido el privilegio de estar aquí arriba junto con Andrés Rodríguez para entregar el reconocimiento a toda una trayectoria a un maestro como es Juan Antonio Sagardoy. Es Navarro de Pitillas, una tierra situada a camino entre los pueblos de mis padres, así que la conozco muy bien […]. Allí nació un personaje como Juan Antonio Sagardoy. Al ser ministro de justicia también tengo el privilegio de ser el Gran Canciller de la Orden de San Raimundo de Peñafort y tuve la oportunidad de condecorar a Luis Enrique de la Villa, un hermano profesional de Juan Antonio. En este acto decía de Luis Enrique que hoy tenemos el privilegio de llamar de ‘tú’ a este tipo de personajes que han caracterizado los último 50 ó 60 años de nuestra vida, la vida del derecho, estudiábamos sus manuales y los hemos conocido en el ejercicio de la abogacía. Le decía también a Luis Enrque que era muy difícil encontrar una vida como la suya, tan intensa, pero que sí había otra: la de Juan Antonio Sagardoy, también condecorado con la cruz de esta Orden. Su vida y la de Luis Enrique han discurrido en paralelo y hace poco escribisteis los dos una obra que os recomiendo su lectura titulada “El derecho del trabajo a los 80 años”. Martin Godino, socio director de Sagardoy, escribía en la reseña de ese libro que ambos aprovechan cada ocasión para hablar de todo, disfrutar de todo y para compartir éxitos y para llorar los fracasos.

En una entrevista que se le hizo hace poco a Juan Antonio decía que si tuviera que repetir su vida profesional y su vida personal, repetiría todo. Ese espíritu concuerda muy bien con una cita que utiliza tu compañero y también maestro de la Real Academia de la Jurisprudencia, Alfredo Montoya, cuando te define diciendo que al igual que muchos de los personajes de Thomas Mann, tú eres una persona que vale, sobre todo, para la vida. Es una frase perfecta que te describe muy bien.

El palmarés de reconocimiento de Juan Antonio es extraordinario. En el año 1978, ni más ni menos, le encargó el Presidente Suárez que eligiese el equipo de trabajo que permitió la elaboración del proyecto del Estatuto de los Trabajadores. Treinta y tantos años después sigue siendo vigente a día a hoy. Juan Antonio está en posesión también de la Orden del Volatín de Tudela. Hace poco fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Alcalá. A todas estas satisfacciones que ha recibido a lo largo de su vida, personales y profesionales, hoy añade este premio Forbes a toda una trayectoria. Yo creo que está muy bien todo lo relacionado con la trayectoria, pero a tu edad, con la inteligencia y energía que acreditas cada día pero también hay que agradecerte seguir en activo […] así como agradecerte tu voz crítica, analítica siempre acertada que tanto nos ha enseñado a todos.

Concluyo ya. En la portada de la página web de Forbes, hay colgadas una serie de citas. Alguna de ellas es del fundador de esta revista en su edición americana. Una de ellas va dirigida a los emprendedores y dice algo así como que el trabajo es la carne de la vida y el placer es el postre. Sin duda, esta cena ha sido una buena imagen de lo que quería decir Forbes porque participar en estos premios ha sido un verdadero placer.”