El tono o el volumen pueden determinar la seguridad con la que estás hablando. Muchos profesionales están preparados para detectar nerviosismo o mentiras en los trabajadores. Así que hay que evitar cualquier tipo de muestra que dé una visión negativa de nosotros. Para eso os vamos a mostrar 5 errores muy repetidos por las personas en las reuniones de trabajo.

1. Hacer un discurso monótono.
Debes dar énfasis a tus frases, ya que si no varías el ritmo y el tono resultará aburrido, y pueden dejar de escucharte.

2. Ir demasiado rápido.
Además de que el mensaje no llegará bien y se perderán detalles que pueden ser importantes. Denota nerviosismo en la persona.

3. Utilizar muletillas.
Es algo más difícil de controlar, ya que lo solemos hacer en nuestro día a día. Intenta evitarlas realizando pausas y pensando lo que vas a decir.

4. Hablar demasiado bajo.
Inspira inseguridad o vergüenza. Para comunicar en público hay que proyectar la voz en un tono que llame la atención a las personas que te escuchan.

5. Mirar al suelo o a otro sitio mientras estás hablando.
Una vez más, podrán creer que no estás seguro de lo que estás diciendo. Incluso algunos expertos podrían interpretar que estás mintiendo por no mirar a la cara de las personas.