La clave del éxito es un tema que se ha hablado en miles de ocasiones. Parece que cada persona tiene su propia receta mágica. A pesar de la gran cantidad de discusiones al respecto, no existe una explicación racional para definir la razón por la que una persona es mucho más exitosa que otra contando prácticamente con los mismos recursos y habilidades. Se puede hacer alguna que otra generalización al respecto. Las personas exitosas son muy buenas en las que hacen, aunque existe alguna excepción que otra. Son personas que trabajan duro, el éxito viene de la nada, quien algo quiere algo le cuesta. Además, son personas inteligentes y con una gran capacidad para generar controversia.

El éxito es algo que se puede alcanzar desde todo tipo de personalidades. No importa si eres tímido o si eres muy extrovertido. Al no existir un definición objetiva en su plenitud sobre el éxito, existen muchas variantes sobre lo que esto abarca, y por tanto muchos tipos de personalidad. Lo más importante es tener la confianza y la seguridad en uno mismo para saber que podemos alcanzar el éxito, aunque todavía no estemos en ese punto de nuestra vida. Las habilidades dejan de tener importancia en cierto punto. Si eres bueno en lo que haces, puedes ser muy exitoso a los ojos de los demás. Por tanto, no existe una verdadera clave del éxito. La receta secreta es una utopía, un cuento que llevamos escuchando toda nuestra vida, pero que no se ajusta con certeza a la realidad.

Cada persona cuenta con habilidades diferentes que pueden llevarle al éxito o al fracaso, pero todo esto es una cuestión de decisiones personales. Muchas personas apoyan que en ocasiones el éxito es pura cuestión de suerte, de encontrarse en el momento adecuado en el lugar indicado. Para otras personas el éxito no tiene nada que ver con una cuestión de suerte, sino con una cuestión de potencial personal. La suerte siempre tiene algo que ver en nuestro día a día. Simplemente tenemos que pensar en la suerte que hemos tenido de nacer dónde hemos nacido y no en otro lugar distinto. Esta es la verdadera fortuna, algo que nos acerca un poco más al éxito y que, por desgracia, aleja mucho a otras personas.

Lo importante, al fin y al cabo, es contar con todas las cosas, personas, momentos que nos hacen sentirnos realmente felices y afortunados, esa es la verdadera clave del éxito al final de cada día.