Un último informe del portal japonés ha anunciado que Apple ha decidido que no es necesario lanzar un dispositivo de una gama más alta que la del iPhone 7 Plus. MacRumors indica que el iPhone 7 Pro era un modelo de respaldo por si no se llegaba a producir la cantidad necesaria de cámaras duales para equipar cada iPhone 7 Plus. Entonces el iPhone 7 Pro iba a ser el único modelo que contara con una. Pero Apple ha confirmado la cámara dual para los modelos 7 Plus y por ello ha decidido no expandir la gama.

Esto demuestra la capacidad que tiene Apple para introducir las cámaras duales en el mercado y es entendible cuando rivales como LG o Huawei ya han lanzado dispositivos con esta tecnología, que está totalmente integrada en los aparatos de Samsung. Por lo que, reducir la gama del iPhone 7 a dos es algo bueno para la compañía liderada por Tim Cook. Mantener dos modelos bajo un nuevo nombre simplifica el lanzamiento. Además, usar el nombre de iPhone 7, en lugar de iPhone 6SE (como se había planteado), también resultará más atractivo para los posibles compradores.

Pero no todo han sido buenas noticias. El iPhone 7 Pro se presentó como una gran revolución, que traería nuevas tecnologías, las cuales Apple parece estar reservándose para la verdadera revolución. Los grandes cambios vendrán en 2017, año en el que el teléfono cumple 10 años.