Muchas veces nos vemos llenos de motivación si nos enfrentamos a una fecha de entrega muy cercana. Este es el tipo de presión que nos viene bien y nos mantiene motivados. Poco tiene que ver con el estrés que no nos deja dormir y nos mantiene pendientes del trabajo todas las horas del día. A nadie le gusta este tipo de estrés, pero resulta tan inevitable como la vida misma. Los cambios que se producen en nuestra vida, traen consigo grandes responsabilidades y por tanto, grandes cantidades de estrés.

Tenemos poco control sobre el curso de los acontecimientos, pero tenemos el control sobre cómo dejar que nos afecten dichos acontecimientos. Todo tiene que ver con crear un ritual para manejar las situaciones que nos generan estrés. Todos somos diferentes y nos vemos afectados de forma distinta por las cosas. Aún teniendo esto en cuenta, compartimos patrones generales. Por ello, estas claves se pueden aplicar a todo el mundo:

Realiza un cambio en tu perspectiva

La mayoría de las cosas que nos generan estrés son situaciones meramente temporales. El problema es que nosotros pensamos que van a durar mucho más de lo que lo hacen. Si algo te está generando estrés, has de preguntarte si eso tendrá importancia dentro de un año. Si la respuesta es sí, tendrás que encontrar soluciones a tu situación. Si la respuesta es no, seguramente te sentirás más relajado y te darás cuenta de que estás exagerando un poco.

Disecciona tu problema

Puede ser que te enfrentes ante un proyecto del cual no tienes ni idea de por dónde empezar. Los proyectos vienen con fechas de entrega que pueden perseguirte y convertirse en tu peor pesadilla. Empieza por diseccionar el proyecto en todas las partes que necesites. Esto te ayudará a encontrar un lugar por el cual empezar, y poco a poco irás cubriendo todos y cada uno de los campos. Esto te aportará el control y la motivación necesaria para lidiar con todo lo que venga.

Tómate un respiro

Cuando te estás enfrentando a un problema, es totalmente humano parar 10 minutos y desconectar. Necesitas sacar tiempo para ti en medio de todo el caos, da igual la actividad que necesitas hacer, simplemente saca el tiempo y hazlo. Tomarse un descanso para recargar te ayudará a corto plazo.