Claro que los líderes pueden cometer errores, ya que son personas. Pero cuando esos fallos se convierten en costumbre, es hora de empezar a valorar si realmente es un buen líder.

Hay muchas personas que no tienen alma de líder y desarrollan esa habilidad a lo largo de su vida. En cambio hay otras que nacen con el espíritu de liderazgo y que poco a poco lo van perdiendo. Uno de los casos más repetidos de buenos líderes que dejan de serlo es porque el poder les ha corrompido y dejan de pensar en las personas que les han puesto en ese lugar.

Los buenos líderes que comienzan a dejar de serlo se pueden detectar si repiten constantemente las siguientes acciones:

– Empiezan a pensar en lo que les beneficiaría a ellos mismos en vez de al equipo
– Dejan de admitir sus equivocaciones, e incluso echan la culpa a otros.
– Ponen excusas constantemente ante las decisiones que no gustan al grupo.
– Sientes que ya no forman parte del equipo, ahora solo lo dirigen.
– Ya no hablan de “buenos resultados” si no de “ganar dinero”.
– No muestran empatía cuando tienen que tomar decisiones drásticas.