Muchas personas tienen problemas para distinguir entre la cultura y el compromiso empresarial. La cultura son todas aquellas actuaciones que conforman la forma de ser una empresa. Es el comportamiento de la empresa en sí mismo. Cada empresa cuenta con una cultura diferente. Algunas culturas no son buenas ni malas, simplementes son diferentes entre sí. Otras culturas pueden ser tóxicas, y aquí es cuando viene el peligro. Facebook, por ejemplo, puede estar dando la imagen de una cultura empresarial tóxica en este momento.

La cultura empresarial suele estar bastante arraigada dentro de la empresa, pero es posible transformarla en una cultura saludable. Es fundamental querer cambiar la forma de la cultura de verdad. Simplemente es necesario darle la vuelta a esta cultura por completo.

Saber dónde poner el foco de atención

Cuando las cosas no funcionan, es necesario cambiarlas. Sin excusas de por medio, es necesario revisar la plantilla laboral para identificar a las personas que contribuyen con esos comportamientos tóxicos. Puede que estas personas sean tus mejores empleados, pero si realmente quieres cambiar tu cultura empresarial, no puedes dejarte llevar por eso. También es necesario eliminar todas esas cosas que representan dicha cultura tóxica. Puede que sean ciertas reuniones, exclusiones sociales en el entorno laboral, etc. Transforma tu organización por completo.

Involucra a tu plantilla en el cambio

Es necesario que cuentes con el número suficiente de personas para poder realizar dicho cambio. Personas que quieren cambiar esto, que nunca se han sentido cómodas con ello. Explica tu nuevo mensaje, hazles partícipes ya que seguramente tengan ideas que puedan contribuir a este cambio. Podéis construir un nuevo diseño entre todos.

Clarifica tu nueva visión

Es importante saber definir con precisión qué es aquello que tiene que cambiar, cuáles son las nuevas metas de la empresa. Está claro que hay que operar con integridad, pero tenéis que saber exactamente lo que significa hacerlo. Los pequeños pasos te llevarán al destino que estabas esperando alcanzar. No esperes que el cambio se produzca de un día para otro, esto solo te generará frustración.