Seguro que conocéis a una gran cantidad de personas que sienten verdadera devoción hacia algo. Pero seguro que también habéis visto a estas mismas personas describir su devoción de forma muy limitada. Esta pasión la demuestran con actos en sí mismo. Ya sea a la hora de expresarse, o a la hora de redactarlo, muchas personas sufren un bloque que no les permite hacer saber al mundo lo que realmente sienten por algo. Esto es normal y lógico, ha pasado en todas las profesiones y seguirá pasando. Lo bueno es que los bloqueos son algo con fecha límite. Si tienes un interés especial sobre las personas creativas, quizás te interese este número de Forbes.

El problema es que a grandes rasgos, las personas confunden la creatividad con la música, el arte y la poesía, y embarca mucho más que eso. Por supuesto, en esas ramas existen muchísimas personas creativas, pero la creatividad es un estado mental y no una serie de habilidades. La creatividad precisa de muchas cosas, está determinada por nuestro nivel de tolerancia ante las situaciones, pero también por nuestros niveles de intensidad. Las personas creativas son capaces de diseccionar sus metas y clasificarlas según su tamaño. Pero a su vez, son capaces de tomar acción y juntar las piezas para llevar a cabo esas metas. No posponen sus meta para un punto incierto en el futuro.

Quizás también es importante destacar que las personas creativas están muy comprometidas con todo aquello que les hace vibrar, que les hace sentir pasión. Las motivaciones externas no tienen ningún tipo de efecto en ellos, sus motivaciones son meramente internas. Las personas creativas desafían a la propia creatividad, y eso quizás sea lo más emocionante de todo. Las metas suelen venir por factores externos, aunque sean de forma inconsciente, y eso es precisamente lo que puede generar un bloqueo sin que nos demos cuenta de ello.

Por ello, puede ser que la forma más efectiva a la hora de superar un bloqueo sea simplemente realizar un poquito de introspección. Revisar nuestras pasiones y nuestras motivaciones nos puede ayudar mucho más de lo que pensamos de primeras. Si no estamos realmente comprometidos con algo, es muy difícil que demos el cien por cien de nosotros mismos, y eso mismo pasa con nuestra creatividad, se queda escondida esperando su momento oportuno, momento que está en nuestras manos a grandes rasgos.