John Sculley, presidente de Pepsi&Co, ficha por Apple como director ejecutivo en 1983

Su famoso “Desafío Pepsi” pasó por entrar en el mundo de los ordenadores cuando ya tenía todo para poder pasar el resto de su vida fotografiando pies que señalan una playa infinita. Su entrada en la compañía comenzó a través de un anuncio en la superbowl junto a Ridley Scott, para después comprar 39 páginas de publicidad en la revista Newsweek. Pronto vendrían los problemas, ya que el lanzamiento de Lisa -un revolucionario ordenador personal diseñado en Apple Computer durante el principio de los 80- derivó en la necesidad de reducir costes, derivando en los despidos. John Sculley decidió prescindir de Steve Jobs en Apple. La caída sólo tenía como freno una pared de hormigón. Sculley negoció con Microsoft la venta de partes de la interfaz gráfica de su Macintosh. ¿Se imaginan a los Bee Gees o Michael Jackson vendiendo la patente de sus voces? En 1993, John Sculley terminó por abandonar Apple bajo el reconocimiento de haber cometido uno de los mayores errores de su vida.

Shigeru Miyamoto se incorcoró a Nintendo como diseñador gráfico en 1977

Se incorporó a Nintendo gracias al contacto que su padre tenía dentro de la empresa, y que lo fichó con 24 años como diseñador gráfico en 1977. Comenzó su carrera profesional colaborando en la creación de varios videojuegos como Radar Scope, pero la empresa no conseguía entrar con fuerza en el mercado de videojuegos norteamericano. Fue entonces cuando el presidente de Nintendo le encomendó a Miyamoto el proyecto de crear un nuevo videojuego que impulsase las ventas de la compañía. Tratando de recrear historias similares a la de la película King Kong, Miyamoto puso en marcha el proyecto de lo que acabaría siendo el videojuego Donkey Kong. A pesar de no tener los conocimientos necesarios, quiso cambiar la forma de entender los videojuegos, a pesar de la crítica de varios de sus compañeros dentro de la compañía.

La salida al mercado del videojuego le reportó a Nintendo alrededor de 180.000 millones de dólares y más de 60.000 unidades vendidas. Sus proyectos siguientes fueron sonados éxitos, como los videojuegos de The leyend of Zelda o el famoso Mario Bros, que ya apareció en Donkey Kong.Una de sus directrices siempre fue comenzar de nuevo con algo rompedor y pensar que el éxito es el primer logro del pasado. Shigeru Miyamoto es hoy director administrativo general del área de entretenimiento, análisis y desarrollo de Nintendo, y Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Anna Wintour ficha por Vogue como directora creativa en 1986

Su personalidad fría proyecta la sombra de su padre, y a la vez, consiguió maquetar en papel lo que demandaba la mujer moderna. Su trayectoria por Harper´s Bazaar como editora de moda y la revista New York, terminó en una incorporación a Vogue como directora creativa en su edición británica en 1986. Conocida como “Nuclear Wintour”, en 1988 obtuvo el puesto de editora general, apostando por un cambio en las fotografías que ilustraban la cabecera de Vogue.

Dejar de publicar el rostro de las principales modelos para mostrar el cuerpo de chicas menos conocidas que lucían una combinación de ropa barata con otra más cara, y sobre todo, en exteriores, supuso una ruptura con lo anterior. Anna Wintour es conocida como la “alcaldesa no oficial” de Nueva York por el diario The Guardian.

Michael O´Leary fue fichado como vocal del Consejo de Administración de Ryanair en 1991

En el año 1987, Michael O´Leary trabajaba en KPMG cuando fue contratado por Tony Ryan, fundador de la línea aérea Ryanair, como su asesor personal y financiero. Unos años más tarde, lo incorporaría como miembro de la plantilla de Ryanair con la intención de que se trasladase a los Estados Unidos para estudiar el modelo de negocio de Southwest Airlines.

En enero de 1994, O´Leary se convirtió en consejero delegado de la compañía aérea e introdujo el modelo de “billetes a bajo coste”, copiando lo que había estudiado de la compañía norteamericana. Me puedo adelantar al pensamiento que muchos lectores estarán teniendo sobre la venta a bordo que ameniza el vuelo, pero no sólo de eso se escribe éxito. Juegos por Internet, las reservas de hotel junto con los billetes, y sobre todo, el fidelizar a muchos pasajeros gracias al precio de sus billetes.

Ferran Adrià se incorporó a la platilla de Elbulli en 1984

A pesar de que fue en 1984 cuando Ferran Adrià se incorporó a la platilla del restaurante, ésta no fue su primera experiencia en elBulli, ya que un año antes había realizado unas prácticas gracias a la recomendación de Fermí Puig, actual chef del restaurante Drolma de Barcelona. En octubre de ese mismo año se convertiría en jefe de cocina junto Christian Lataud, para pasar a ser único jefe de cocina a partir de 1987. En este año, se decidió que el restaurante cerraría durante 6 meses al año, convirtiéndose luego en una necesidad asumida por el propio Adrià. Fue a partir de este año cuando el cocinero empezó a trabajar con plena libertad en el restaurante y pudo desarrollar su cocina en el hoy considerado como el mejor cocinero a nivel mundial, que entiende elBulli como una forma de vida.