A raíz de este experimento con sus empleados, Microsoft fue aprendiendo cada vez más cosas de ellos.

1. Para que un empleado se preocupe por las ganancias de la empresa, primero la compañía debe ocuparse de que el empleado esté animado con su trabajo.

2. La innovación no va siempre de la mano del dinero. Muchos de los recursos en el experimento “Garage” eran limitados y lo que hizo que los trabajadores no necesitaran más, fue la motivación.

3. La sensación de que “todos están en el mismo barco” y la teoría de “nosotros contra ellos” impulsan a los trabajadores a ser leales a la marca.

4. Una empresa inteligente aprovecha la experiencia de los empleados.

5. Tratar al cliente como un socio a largo plazo. Tenerle en cuenta, escuchar sus ideas y necesidades.

6. Una forma de motivación para los empleados es tratarles de forma individual y no colectiva.

7. Crear un entorno de trabajo colectivo y divertido, en el que los empleados disfruten de sus tareas.

8. Estimular a los empleados con nuevos proyectos, pero también aceptar que son humanos y que pueden cometer errores.