Existen muchos tipos de clientes. Algunos de ellos son clientes habituales, otros no lo son tanto. Por otro parte, siempre hay un cliente específico, esa persona que en cuanto entra por la puerta, consigue que tus ojos brillen de otra forma. Esto es algo exagerado, pero se entiende la comparación. Esta persona es tratada de una forma distinta, con característica atención. Seguramente le atiendas en cuanto entre por la puerta le colmes de atenciones, no dejes que se sienta aislado ni un segundo, y un largo número de etcéteras.

Pues bien, has de saber que diriges un negocio tu mejor cliente es precisamente tu negocio. Existen diversas razones por las que muchas empresas fallan a la larga: falta de capital, necesidades que van cambiando y afectan a los productos y servicios ofrecidos, etc. Pero un negocio también puede fallar si no se le proporciona la atención y el cuidado que se merece, y ese papel es del líder de la empresa. Existen muchas formas de saber si estás tratando a tu negocio de la forma apropiada:

Las finanzas de tu empresa

A través de las finanzas de tu compañía se pueden resolver muchos interrogantes. Saber si cuentas con el capital necesario no se limita a saber si tienes suficiente dinero para pagar las facturas. Si verdaderamente te preocupas por las finanzas de tu negocio, seguramente examines uno a uno los gastos de cada mes para encontrar posibles fallos que te permiten disminuir la cantidad. Este dinero puede poco a poco suponer un nuevo éxito para tu negocio, por ejemplo.

Tu equipo de trabajo

Los procesos de selección pueden resultar complicados, y a pesar de la importancia de contratar a candidatos imparables, puede ser que alguien te engañe y te muestre otra cara. Si acabas contratando a esta persona y tiene un rendimiento muy bajo, estás perdiendo dinero, y no solo el que empleas en su salario, estás perdiendo los beneficios que no estás obteniendo por tener un candidato poco adecuado. Por ello, deberás tomar una decisión y buscar a otra persona.

Puede que pienses que no tienes tiempo para nada. Si diriges un negocio, seguramente sea cierto, pero existen ocasiones en las que es necesario sacar el tiempo de donde no lo hay. Tu negocio está en tus manos.