El éxito empresarial radica la mayoría de las veces en el factor humano, por lo que tener talento en tu equipo de trabajo es una necesidad a la hora de alcanzar objetivos. Una de cada tres empresas consideran que sus esfuerzos en conseguir atraer el talento a su empresa son insignificantes o nulos, pero alcanzar una plantilla talentosa no consiste solo en el reclutamiento, sino también en intentar mantener ese talento y no dejarlo escapar.

-Trabaja la imagen de tu compañía: Para atraer el talento es fundamental dar una imagen positiva de tu marca simplemente para aportar motivos a cualquier posible empleado para acercarse a la marca y mantener una primera toma de contacto. Si no se acerca la empresa nunca sabrás si es apto o no.

-Comunica tus necesidades: Si el empleado conoce desde el primer momento qué busca o qué espera la empresa de él, le será más fácil adaptarse y por lo tanto ahorraréis tiempo ambos.

-Deja claro qué habilidades y valores quieres en tu empresa: En relación con el punto anterior donde aclarábamos la necesidad de poner en conocimiento las necesidades de la empresa, que los posibles empleados sepan qué habilidades y valores encajan con la marca y cuáles no es posiblemente ayuda a saber si el perfil encaja.

-Talento dispuesto a aprender: A la hora de contratar a un nuevo empleado, es importante que, además de ser conscientes de cuáles son sus aptitudes, sea consciente de cuáles puede adquirir dentro de la empresa, es decir, aportar conocimiento pero también recibir.

-Rediseña perfiles: No tener miedo de rediseñar el personal de tu plantilla, mover puestos o dotar de nuevas responsabilidades a los empleados.

-Fomentar y permitir el desarrollo: Que tus empleados se sientan realizados en el trabajo es fundamental para sentirse valorados en la compañía, por lo que deberías escuchar nuevas propuestas y posibles cambios por parte de los trabajadores.

-Fomentar el liderazgo y la confianza: En relación con el punto anterior, cuando cualquiera persona se siente en un ambiente de confianza es capaz, además de trabajar más a gusto, de realizarse y expandir su conocimiento.

-Sueldos competitivos: Los empleados sienten que son personas formadas y capacitadas para realizar un trabajo y por lo tanto esperan que se les remunere como tal. Si sienten que, mediante un bajo sueldo la empresa no les está valorando lo suficiente, es posible que se marchen buscando otra compañía que esté dispuesta a pagar más, y por lo tanto estarías perdiendo talento.

-Sé flexible: En un trabajo no solo es importante el sueldo, hay quienes prefieren cobrar menos a final de mes pero tener un trabajo más flexible que le permita desarrollar su vida personal. Por eso, es necesario un equilibrio que permita al trabajador desconectar del trabajo o poder atender a los asuntos que le surjan en el día a día cotidiano.

-Cuida a tus empleados: Relacionado con los dos puntos anteriores, es necesario recordar que para una empresa es tan importante sus trabajadores como para los trabajadores su empresa, y si consideras que has conseguido reunir una plantilla de trabajo talentosa que puede llevar tu compañía a lo más alto, lo más inteligentes es escuchar sus necesidades y propuestas e intentar siempre alcanzar un punto intermedio de satisfacción entre la empresa y los trabajadores.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=”large” posttypes=post posts_in=8289]