1. Debes abrirte a nuevos círculos
Conocer gente nueva te permitirá aumentar tus posibilidades de encontrar a una persona realmente interesada por invertir en tu gran idea. No debes abrumar ni agobiar a nadie, si tu idea es buena, al final lo acabarás logrando.

2. Sé extrovertido y muéstrate confiado
Aunque tu carácter sea el de una persona tímida y reservada, haz un esfuerzo y ábrete a los posibles inversores: sé simpático, seguro de ti mismo (y por supuesto de tu proyecto) y muéstrate confiado acerca de las garantías que tiene tu trabajo.

3. Ofrece algo novedoso, único, exclusivo
Obviamente tendrás muchísimas más posibilidades de éxito consiguiendo inversores para tu negocio si es algo exclusivo, novedoso o único. Cuando le enseñes a un potencial inversor una idea revolucionaria o que pueda funcionar a la perfección, no dudará en decirte que sí.

4. Da siempre lo mejor de ti
Es un requisito básico: mostrar siempre tu mejor cara. Esfuérzate y ponles las cosas lo más fáciles y accesibles posibles a los inversores. No crees problemas y sé siempre amable y atento.

5. Pon calidad en lo que haces
Los inversores tienden a poner su dinero en cosas hechas con la mayor calidad y dedicación posibles, no en cualquier proyecto de bajo coste. Haz cosas, que aunque sean sencillas, tengan la mayor calidad posible.