Pero los problemas asociados a ella no son únicamente de falta de agua, sino también de disminución de la calidad del agua bruta y de problemas asociados a la baja capacidad de los ríos para asumir los vertidos (siempre dentro de normativa) de las depuradoras. “A diferencia de las anteriores, esta sequía destacada por su severidad. Es la más grave de, como mínimo, los últimos 20 años”, explica Rubén Ruz, director de operaciones, eficiencia operativa y calidad el agua de SUEZ España.

Lo positivo es que en los territorios gestionados por SUEZ España no hay a día de hoy riesgo de cortes de suministro para la ciudadanía a corto-medio plazo (6-12 meses), aunque “sí que puede haber restricciones importantes para otros sectores como la agricultura y la generación hidroeléctrica”.

La empresa francesa asegura que es necesario tomar medidas para prevenir los efectos de la sequía cuando aún no se han producido, ya que “si queremos solucionar la sequía cuando ya se está produciendo, llegamos tarde. En este momento, sólo podemos aspirar a parchear la situación”. Así, es clave promover soluciones bajo un prisma de gestión eficiente y equidad en el reparto y en el coste volúmenes disponibles, que permitan una operación centralizada y una toma de decisiones en tiempo real logrando un uso sostenible de los recursos hídricos.

En este sentido, los ayuntamientos están reduciendo y prohibiendo actividades como el riego de jardines o los baldeos de calles. Por su parte, la compañía dedicada a la provisión de servicios de agua corriente, electricidad y gas está lanzando campañas de concienciación específicas tanto educativas (para los más jóvenes de la casa) como para el público adulto, destinadas a interiorizar que debemos hacer día a día un uso sostenible del recurso.

Además, ante la compleja situación actual en la península, SUEZ España está tomando medidas especiales. En concreto, en el AM Centro Norte, AM Sur y AM Comunidad Valencia siguen en marcha los comités de seguimiento de la Sequía, con el objetivo de coordinar todas las acciones necesarias para minimizar los efectos negativos de la misma; en la zona de Levante se cortó el aporte del trasvase Tajo Segura a finales del pasado mes de mayo, por lo que se está suministrando desde entonces mayoritariamente con agua proveniente de las desaladoras; y se están activando campañas conjuntas con las diferentes administraciones locales, provinciales, autonómicas y CCHH.

La reutilización, la mejor opción

SUEZ España apuesta por la reutilización como el primer y mejor recurso que tenemos para la lucha contra la sequía. Por eso promueve el uso de agua regenerada, potenciándola para usos como el riego de parques y jardines, el baldeo de las calles o el regadío agrícola. Además, trabaja para reducir el agua no registrada en las redes, los consumos municipales de riego de jardines y baldeo de calles y de presión.

Pero para ello es necesario corresponsabilizar a los ayuntamientos, exigiendo las inversiones necesarias para poder hacer una correcta gestión de los activos existentes. Lo importante es entender que hacen falta políticas de prevención por parte de las administraciones y destinar inversiones durante los años en que las reservas de agua de nuestros pantanos se encuentran en una situación óptima.

Ruiz explica que la dotación de inversión en renovación de redes debería incrementarse de forma sensible o las pérdidas en nuestras redes se incrementarán. Debemos analizar qué usos prevemos a futuro, aunque es complicado, y preparar escenarios con menos precipitación. El experto subraya que “el agua es el origen de la vida tal como la conocemos y, hoy por hoy, no es sustituible. Debemos cuidarla y aprovecharla sin poner en peligro que las generaciones futuras también puedan hacerlo. No nos podemos permitir el coste social, ambiental y económico de no hacerlo”.