Existen unas determinadas palabras que estancarán tu negocio o lo dejarán en el olvido de la red, o lo que es peor, lo hundirá. ¿Cómo evitarlas fácilmente? Procura que tu marca no se casa con estas frases…

“Somos tan buenos como…”

Craso error. Compararte no hará sino ir en tu detrimento, pero si además lo haces de una forma en la que no te vendes como un producto mejor, ¿qué credibilidad podrás aportar?

“Este proyecto es un borrador de lo que seremos”

Venderte antes de tiempo es un error que pagarás caro, ya que la atención del usuario en la red es limitada y nada fiel, que no volverán.

“Si no te gusta nuestro servicio podemos…”

No. Esta estrategia funcionaba antaño con productos que luego realmente casi nadie devolvía o pedía el reembolso. En Internet nadie se va a tomar la molestia de probar tu marca si no estás seguro de que les va a convencer.

“Desde 2012 siendo líderes en…”

Si la fecha de creación empresarial no es bastante alejada, o eres una start-up, no tienes por qué hacer de ese momento tu eslogan. Puede no desacreditar tu trabajo pero tampoco le aportará valor alguno. Sé comedida.

“Nuestros anunciantes lo avalan…”

Si para el usuario actual ya es demasiado tener que aguantar los anuncios que surgen cuando navegan, intentar hacer de esto un alarde comercial no te llevará a nada, ya que tu propia marca ha de hablar por sí misma sin necesidad de que insistas en el factor publicidad.