Si las empresas pretenden retener a los empleados más jóvenes y disfrutar de su talento, deben identificarse con ellos, escuchar cuáles son sus necesidades y tratar de cubrirlas. Recientemente se ha celebrado en EE.UU. una conferencia organizada por la revista Fortune, Fortune’s Brainstorm Technology, en la que se abordó la cuestión de los millennials y su relación con los empleadores.

Exigentes, impacientes, arrogantes y perezosos son sólo algunas de las palabras más utilizadas por los conferenciantes para describir a los millennials. Jake Schwartz, CEO de la compañía especializada en educación de negocios General Assembly, citó un reciente estudio de Accenture que revelaba que una empresa por dría perder hasta 20.000 dólares cada vez que deja escapar un millennial, por lo que merecía la pena mantener contentos y dentro de la empresa a los trabajadores más jóvenes.

Schwartz también comentó que el salario no es la motivación principal de los millennials a la hora de aceptar o abandonar un empleo, sino que escogen sus lugares de trabajo llevados por otras motivaciones como la promoción profesional, las condiciones de trabajo flexibles y las posibilidades de obtener una mejor formación y desarrollar sus habilidades.

Por su parte, Paul Canetti, fundador y CEO de la compañía de tecnología de medios MAZ, dijo que las empresas deben pensar en sus empleados como en los clientes, es decir, tratando de mantenerlos siempre contentos. Canetti, que trabajó en Apple, dijo Apple siempre trataba de mantener contentos a los clientes a toda costa con tal de no dañar su imagen a base de críticas.

De esta manera, lo que Canetti quería decir es que si un millennial se queja por algo la solución no es decirle que se calle y dé gracias de que le pagan, sino solucionarlo para que ese millennial se sienta orgulloso de trabajar donde trabaja y no vaya por ahí criticando a la empresa y dañando su imagen.

En resumidas cuentas, los conferenciantes de la conferencia Brainstorm Technology de Fortune defendieron la necesidad de empatía con los millennials por parte de las empresas para conseguir mantenerlos entre sus filas y salvar los obstáculos surgidos de las diferencias generacionales para mejorar el rendimiento de las empresas.