Una entrevista de trabajo puede resultar muy artificial, algo así como un casting para un película, pero sin el guión. En una entrevista de trabajo no sabes por dónde ir, no sabes cuál es la siguiente escena. Casi todos los aspectos de una entrevista de trabajo se encuentran fuera de las premisas de tu control. Puede que te sientas atrapado, y todavía no te estás pagando. Las personas no están acostumbradas a sentarse con gente que no conocen y hacer todo lo que dicen. Esta es precisamente la razón por la cual las entrevistas generan nerviosismo a todo el mundo. Aunque existen actitudes mejor valoradas que otras en una entrevista, no puedes olvidarte de ser tú mismo por un puesto de trabajo.

Es importante tener en mente que no estás rogando para tener ese trabajo, que tienes más expectativas que esa. No necesitas impresionar  a nadie nunca más, esta es la visión que has de tomar para evitar el nerviosismo. Puedes relajarte y ver la entrevista como una conversación sobre uno de tus temas preferidos: el trabajo que te apasiona. Te gusta tu trabajo y disfrutas hablando de él. Si a ellos no les gusta, no pasa nada, ten en mente que tu quieres trabajar con personas que estén interesadas en ti. No tienes que probar nada, puedes fallar y levantarte tantas veces como sean precisas.

La mayoría de las personas se preocupan por las entrevistas porque creen fielmente que es cada entrevista es una oportunidad increíble que no se puede desperdiciar. Esto es poner una presión innecesaria en tu persona que precisamente solo va a generar más y más nerviosismo. No le puedes gustar a todo el mundo, y tampoco tienes que hacerlo. La clave está en estar cómodos a la hora de mostrar nuestra personalidad y nuestras habilidades, aunque no vayan a ser del agrado de todo el mundo.

Puedes empezar por practicar tu entrevista con todo el mundo que puedas, tantas veces como sea posible. Intenta visualizar esa entrevista, prepárate para todas las posibilidades que pueden cruzarse entre tú y tu entrevista. Cuánto más visualices todos los aspectos de tu entrevista, más relajado te encontrarás el día que llegue.

Pero sobre todo, ten siempre en mente que no tienes que gustarle a nadie ni tienes nada que demostrar, en esta situación. Ni siquiera sabes si quieres ese empleo. Es tu vida, no puedes dejarte desanimar por cada pequeño obstáculo del camino.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=”large” posttypes=post posts_in=35284]