Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, ha dado el pistoletazo de salida a nuestro primer Forbes Summit Diversity, clave del éxito para lograr una empresa sostenible y de alcance social. Valores como la pluralidad, el respeto y la transversalidad son fundamentales para que evolucionemos no sólo como empresas, sino también como sociedad.

A este conjunto se ha dirigido la presidenta, planteando la gestión de la diversidad como un reto empresarial al que hacer frente desde todos los ámbitos. En este sentido, la presidenta se ha referido a la diversidad como “un tema de interés para nosotros como gobierno pero también para las empresas y la sociedad”.

Esta característica, “propia de las sociedades más avanzadas” en palabras de Cristina Cifuentes,  debe ser progresivamente trasladada al ámbito laboral. Aunque reconoce que, a pesar de los pasos ya dados, queda mucho camino para hacer extensiva esta realidad.

“La diversidad es un reto obligatorio de superar por los beneficios que genera en el proceso productivo”, ha remarcado la presidenta. Aunque no sólo se quiso referir a estas ventajas. “La diversidad multiplica la creatividad, impulsa la innovación y fortalece la competitividad”, apostilló Cristina Cifuentes desde el auditorio Rafael del Pino.

Estas ventajas, aplicables a la empresa moderna, donde la imagen corporativa y la reputación juegan papeles muy importantes, se convierten en imprescindibles. Ello nos lleva, según Cristina Cifuentes, a un círculo que se retroalimenta. “Fortalecimiento de la innovación, talento que se retiene y un aumento de competitividad para generar negocio”, son, a juicio de la presidenta,  hechos por los que fomentar la diversidad es una necesidad, no sólo económica, sino también social.

Una muestra de ello es el trabajo que su ejecutivo está realizando, en especial el proyecto Madrid por el Empleo, que en los últimos dos años ha apostado por trasladar las políticas de diversidad a las pymes, además de asumir como propios los retos sociales que la diversidad propone