Uno de los mayores desafíos para las pequeñas empresas es construir una cultura de constante innovación más allá del producto. También es difícil aprender a fallar y levantarse de esas caídas para escalar más rápido. La clave para construir esta cultura tiene su base en la contratación de personas imparables. Aunque muchas empresas claman que se centran en las personas a la hora de contratar, la mayoría se centra principalmente en las habilidades requeridas para llevar a cabo el trabajo. Estas habilidades se pueden enseñar y se pueden aprender, por eso es más importante centrarse en otros aspectos, al menos en mucha ocasiones.

Por ello, algunas empresas se centran en la búsqueda y la obtención de personas imparables, que van más allá del éxito. Esto es precisamente lo que les permite crear una cultura empresarial diferente. Estas compañías recogen una visión, ponen énfasis en la visibilidad y el respeto. Son empresas orientadas a los resultados y centradas en la comunicación. Comparten los éxitos, se ayudan entre ellos y asumen los desafíos laborales. También se centran en la comunicación sin tener miedo a la recriminación, ya que atacan a los problemas, no a las personas. Esta debería ser la cultura laboral generalizada.

Para crear una cultura laboral semejante, es necesario contratar constantemente a personas que se identifiquen con estos valores y que hagan tu empresa más fuerte cada día, con sus acciones y sus interacciones con los demás. Si quieres ser imparable, tienes que contratar a personas imparables:

Personas colaborativas e íntegras

Los mejores candidatos deben trabajar bien los unos con los otros más allá de sus funciones, tienen que compartir perspectivas. Además han de mostrar consistencia con los principios y los valores de la empresa. Deben tener el valor de hacer lo que creen que es correcto para el cliente, la compañía y el equipo. Pero seguramente, lo más importante de todo esto sea que deben mostrar un alto nivel de compromiso con la empresa.

Personas humildes, creativas y curiosas

Un candidato imparable tiene que ser auténtico y genuino, y saber cuáles son sus fortalezas y sus debilidades. Deben ser capaces de confiar en las perspectivas de los demás y de crear una visión única, explorar diferentes posibilidad y desarrollar caminos por los que otras personas no irían.

Contratar a personas imparables es la forma de instalar la innovación continua en tu empresa. Es la forma perfecta de construir una cultura empresarial que pueda sobrevivir a los peores momentos.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=”large” posttypes=post posts_in=7556]