Los factores que agobian son: el lugar de trabajo -incluyendo largas horas de trabajo-, la falta de acceso al seguro médico provisto por el empleador, conflictos entre familia y el trabajo, la inseguridad económica debido a los despidos y la ausencia de control en los trabajos. Lo bueno de esto es que todo se puede solucionar.

Según este estudio, no tenemos en cuenta hasta dónde puede afectarnos realmente este estrés laboral, que contribuye a 120.000 muertes en EE UU al año. ¿Quiénes son los culpables? Los empleadores que deberían de trabajar en sesgar este estrés en las horas laborales de sus empleados.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=6076]

Crear un ambiente de seguridad que no asegure un despido cada vez que un empelado no hace algo correcto es la clave según este estudio. ¿Estás de acuerdo en que se debería de favorecer una atmósfera más distendida?

Los problemas de familia y trabajo es un apartado que la empresa también podría solucionar aportando unos horarios más flexibles a sus empleados y así poder cuidar de sus ancianos o seres queridos. Proporcionar a los trabajadores apoyo para solucionar aspectos fuera de su empleo reduciría este estrés tan generalizado.

Las largas jornadas también fueron un factor a tener en cuenta para los investigadores que afirman que los empleadores pueden ayudar a mitigar este agobio evitando que los empleados trabajen en exceso. Esto puede requerir un cambio en la filosofía de la compañía o en la productividad. O por otro lado recompensar a largas horas de trabajo.