Pensar como un CEO puede ayudarte a buscar empleo

Los CEO se arriesgan, buscan alternativas, no esperan a que nadie les diga lo que tienen que hacer. Esta es una actitud proactiva muy válida para encontrar un buen empleo y puedes tomarla como ejemplo según Liz Ryan, experta en recursos humanos y fundadora de Human Workplace.

Pensar como un CEO puede ayudarte a buscar empleo

Redefine tu búsqueda de empleo, toma prestados aquellos consejos para encontrar trabajo que se adapten a lo que quieres y necesitas y actúa como el auténtico CEO de tu carrera profesional que eres. A continuación te explicamos cómo hacerlo en 8 sencillos pasos.

Pensar como un CEO puede ayudarte a buscar empleo

Decide qué tipo de puestos de trabajo quieres o son ideales para ti, aquello en lo que puedes y quieres trabajar. Fija un objetivo y no busques a la aventura.

Pensar como un CEO puede ayudarte a buscar empleo

Redefine tu marca personal, oriéntala a los trabajos que buscas y plásmala tanto en tu currículum como en tu perfil de LinkedIn. No hay nada peor que una marca generalista que trata de abarcarlo todo.

Pensar como un CEO puede ayudarte a buscar empleo

Identifica aquello en lo que puedes ayudar. Responde a la pregunta: ¿qué clase de problemas puedo solventar o aliviar en una empresa? Todo aquello en lo que puedes echar un cable es un aspecto a destacar que debes explotar.

Pensar como un CEO puede ayudarte a buscar empleo

Elabora una lista de las empresas donde quieres y crees que podrías trabajar dentro del radio de acción que te hayas propuesto. Observa sus necesidades y acércate a ellas.

Pensar como un CEO puede ayudarte a buscar empleo

Identifica al director o encargado de recursos humanos al que deberías dirigirte dentro de cada una de las empresas seleccionadas.

Pensar como un CEO puede ayudarte a buscar empleo

Modifica tu currículum según al lugar al que lo envíes, poniendo énfasis en unos u otros logros propios según lo que se requiera en dicha empresa.

Pensar como un CEO puede ayudarte a buscar empleo

Escribe una “pain letter”, es decir, una carta en la que cuentes qué “dolor” tiene el negocio y cómo puedes solventarlo, qué ideas tienes para ello, y mándasela a ese contacto de recursos humanos que has conseguido, nunca al CEO de al empresa en cuestión.

Pensar como un CEO puede ayudarte a buscar empleo

Haz un seguimiento de esas “pain letters” que envíes. Si a la semana o 10 días de enviarla no has obtenido respuesta, vuelve a escribir para comprobar si es simple rechazo o es que no llegó, y no esperes a que contesten una para enviar la siguiente.

[td_smart_list_end]