Se mantendrán en forma
Si tus empleados se levantan a las 6 de la mañana cada día y llegan a su casa a las ocho de la tarde, un día libre de vez en cuando puede darles no solamente una alegría, sino una oportunidad de mantener su salud a punto y por tanto mejorar su capacidad de trabajo.

Serán más productivos
Con la salud a punto, sin cansancio acumulado y con la mente despejada, tus empleados serán mucho más productivos que alguien que arrastra agotamiento de varios días. Un trabajador que necesita sujetarse los párpados con pinzas de tender la ropa no es lo más adecuado para tu negocio.

Tendrán más energía
La energía de tus empleados aumentará exponencialmente a sus horas de descanso. Haber tenido un día para poderse levantar a las diez de la mañana y pasar el día con su familia hará que tu empleado vuelva con más energía que nunca para trabajar. Estos descansos breves revitalizan cuerpo y alma haciendo desaparecer el estrés.

Estarán más motivados
¿Qué mejor forma de motivar a una persona que hacerla saber que libra próximamente? Los proyectos se hacen mucho menos largos si al final de ellos te espera un breve descanso de dos días y no cuatro jornadas más de estrés a tiempo completo como hasta el momento.