Solo existen tres aspectos que llamarán la atención del reclutador y que les hará decidirse por tu perfil profesional. Apunta y déjalos queriendo más de ti.

Una combinación adecuada y coherente de habilidades, formación y logros que has
conseguido a lo largo de tu carrera
. Ordena las fechas y no dejes espacios en blanco.

La capacidad de transmitirles toda la información en un corto periodo de tiempo siendo rápido y conciso –y lo más difícil, interesante-.

Un papel limpio, ordenado y que no resulte difícil de leer o traducir. No quieren un código encriptado que solo tú entiendas, quieren algo básico y sencillo.

Piensa que no van a dedicarte más de unos minutos, y su atención incluso puede que dure menos. Evita esos currículos de varias hojas que en realidad no aportan sino hastío al reclutador y decídete por lo claro, ordenado y sencillo. Esa sí será una grata sorpresa.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=7726]