El caso evidente de esto es la horrible película Super Mario Bros de los años 90. Pero aunque pueda sonar antiguo, en tiempos más recientes Hollywood ha mostrado un desprecio cínico y/o ignorante sobre el juego. ¿Recuerdas lo horrible que era la película Silent Hill? ¿Qué pasa con el Príncipe de Persia o cada película de Hitman? Por no hablar de Pixels…

La estrategia de Hollywood es simple. Primero intentan introducir un representante dentro de la industria de los juegos y luego iniciar su control desde una distancia segura. El razonamiento es que todavía piensan que esa industria es su competencia directa, lo cual es una estupidez. También está el aspecto cultural. Con Big Hero 6, Hollywood intentó hacerse con la cultura pop japonesa. Un intento fallido.

Es cierto que algunos dentro de Hollywood piensan que si Nintendo controlara la situación, al igual que Marvel lo hace, ayudaría a aliviar los posibles problemas de producción. El problema es que Disney es propietaria de Marvel y los cómics son una importante fuente interna de propiedad intelectual. Pero eso no impidió que Hollywood consiguiera tomar las riendas del cómic.

Al igual que el éxito cinematográfico de Marvel, Hollywood está buscando una nueva y similar propiedad intelectual con la que despojar la mina. Nintendo ya tiene bastante con tratar de forjar un nuevo futuro para los videojuegos y aplicaciones móviles. Una asociación con Hollywood terminaría en un desastre.