Después de entregar a Florentino Pérez el Premio Forbes CEO 2017, Ana Pastor ha sido la encargada de clausurar el evento. En su discurso, ha hecho un repaso a la trayectoria profesional del premiado y ha analizado la actualidad social, política y económica del país. A continuación, el discurso íntegro de la presidenta del Congreso de los Diputados.

“Muy buenas noches a todos, señoras y señores, normalmente el alaudatio, pero esta noche el alaudatio se ha dejado para el final. Querido amigo Florentino, es para mí u honor estar aquí esta noche para hacerte la entrega de este premio. Quiero agradecer especialmente a Forbes el que haya podido participar en este acto emotivo, también para mí, este Premio Forbes CEO 2017.

Le agradezco a Andrés Rodríguez, el editor, el que haya contado conmigo, y sobre todo es felicito por la labor que están haciendo. No voy a hablar de nada de lo que han hablado los demás. Decían que a las ocho de la tarde o das una conferencia o te la dan. Ya saben que en Madrid los que somos de provincia es muy frecuente lo de las conferencias, pero yo no he venido a dar ninguna conferencia esta noche. Sí es una oportunidad magnífica para dirigirme a un público tan selecto y decirle que, iniciativas empresariales y editores como el que esta noche también es protagonista, son magníficas por su altísima calidad, por sus contenidos y sobre todo como que representan en nuestro país para hacer visible o que hace España, sus empresas, el capital, el talento, la creatividad y la innovación. Y también porque nos tenemos que sentir orgullosos de tener grandes editores en nuestro país. Muchos de ellos nos acompañan esta noche.

Me enseñó el ministro Romay, que saben que es amigo mío a amar si es que uno puede amar a un abogado austriaco que es Peter Drucker, que decía que donde hay una empresa de éxito alguien tomó alguna vez una decisión valiente, querido Florentino. Precisamente Drucker tenía razón. La proyección y el buen hacer de las empresas españolas nos demuestra que al frente de ellas contamos con ejecutivos de grandísima valía, cuyo éxito representa una inspiradora lección de visión, de gerencia, de inconformismo en mucho casos y sobre todo una historia de trabajo constante y disciplinado como con el que ha llevado hasta aquí a Florentino Pérez, una historia que encontramos en la hoja de servicios del galardonado.

Florentino es un madrileño de pro, el tercero de cinco hermanos que recibió de su padre el gran ejemplo de responsabilidad en la actividad empresarial, pero sobre todo en la vida y también en su afición por el fútbol, que fue muy temprana. Todo ello sería decisivo en su futura carrera. Tan decisivo como esa devoción que desde siempre lo ha unido a Madrid a su ciudad, a sus raíces, a una infancia que transcurrió entre lugares emblemáticos que esconden esta ciudad; de la casa en la calle Hortaleza, donde tiene sus recuerdos, al cercano colegio de San Antón al que asistía también los fines de semana a jugar al fútbol. De la calle Marqués de Valdeiglesia donde vivía su amigo de siempre el cardiólogo Jerónimo a los juegos de verano en el Paseo de Recoletos.

Todos los hermanos Pérez Rodríguez culminaron con éxito sus estudios superiores que es lo que querían sus padres, y dos de ellos, Ignacio y Florentino eligieron ser ingenieros.
Fue también en Madrid, en el barrio de Argüelles donde aquel ingeniero conoció a su mujer, a Mari Ángeles Sandoval. Desde entonces se convirtió en el pilar de esa maravillosa familia que he tenido el placer de conocer muy de cerca. Una mujer que nos dio a todos su cariño y que fue una fuera de serie.

La vocación emprendedora de Florentino se reveló poco después de acabar su carrera, cuando inspirado durante un viaje a Francia decidió poner en marcha a finales del 75 la Guía del Ocio, una publicación que resultó un soplo de aire fresco en aquella España deseosa de abrir puertas y ventanas para recibir la democracia. Y Florentino participó activamente en aquella etapa.

Como todos ustedes saben, celebramos este año el cuarenta aniversario de nuestra Constitución, y va a ser una ocasión única sin duda para poner en valor los que hicieron aquellos hombres y mujeres en la Transición española, cómo fueron capaces de salvar las diferencias y llegar a una cuerdo entre todos de hacer esa gran Constitución que es la Constitución del 78. Fueron capaces de renunciar a muchas cosas por llegar a tener lo que hoy tenemos. 40 años después, es verdad que tenemos muchos problemas, pero también hemos salvado muchos otros. Estoy segura de que los problemas actuales los vamos a salvar.

Aquel Florentino, funcionario del Ministerio de Fomento, querido y admirado, dicen que era mejor director que presidente del Real Madrid, en 1983 dejó el ministerio y empezó una actividad que le ha llevado hasta aquí.

La empresa ACS es un ejemplo en todo el mundo. Este grupo ha significado mucho para nuestro país. Es uno de los principales grupos que desarrolla infraestructuras. He tenido la oportunidad de acompañar, como saben, parte de este éxito en todo el mundo. He sentido el aplauso para este empresario en todas las partes del mundo.

ACS tiene un papel importantísimo en más de 70 países. Lidera mercados, es la segunda constructora de América Latina y es la sexta de Europa. Gracias a ser una empresa internacionalizada, ACS ha salido para delante. Ha seguido construyendo las grandes infraestructuras de nuestro país. Autopistas, obras ferroviarias, marítimas y aeroportuarias. Ha convertido a España, junto con otras grandes empresas, en uno de los líderes mundiales. He podido comprobar lo espectaculares que son sus obras, por ejemplo, en el aeropuerto de Barajas, en el hospital de Filadelfia o en el hospital Puerta del Hierro.

No hay nada que haya tocado que no haya sido un éxito. Pero sobre todo el gran éxito es de sus profesionales, de los empleados de ACS con los que he tenido la oportunidad de trabajar y sobre todo por las grandes oportunidades que ha dado a los diferentes profesionales que hacen posible que la empresa siga como hoy.

Yo hoy diré que el Real Madrid es el mejor equipo del mundo. Así pues, hay hazañas bien conocidas que han signado la gestión de Florentino desde que llegara en junio del 2000 a la presidencia del Madrid. 36 títulos entre las dos secciones, de fútbol incluido, las cuatro copas de Europa de futbol, etc. No voy a contar más porque ustedes que son de la causa, lo conocen bien. Pero son muchas las cosas que Florentino, la mejora del campo Santiago Bernabéu o la inauguración en Valdebebas de la Ciudad del Real Madrid. El club ha sido elegido por Forbes como el más valioso del mundo, yo me he anticipado diciendo que es el mejor del mundo, pero las cosas son así, unas veces nos va un poco mejor y otras veces no es así.

Voy terminando ya, querido Florentino, yo esta noche estoy aquí no como presidenta de las Cortes Generales, que es un honor, sino que estoy como una persona que ha vivido de cerca tus momentos de mayores alegrías y también, momentos tristes. Estoy aquí también como amiga, como admiradora, en un acto público donde estás rodeado de gente que trabaja contigo, que te admira y que te respeta y que sobretodo, respetamos en ti cosas importantes de las personas, que las personas que a través del éxito pueden seguir siendo normales y hoy, puedo decir que Florentino sigue siendo ese hombre normal que conocí hace muchos años.

No sé si lo de normal se entenderá bien o se entenderá mal, pero es que me rodeo de muchas personas que considero que no son del todo normales. Y también decirle, que ACS constituye un caso modélico de las fortalezas asociadas a esa clase de emprendimiento con futuro basado en el tesón y en el empeño de crecer más por llegar más lejos pero sobretodo, por ser mejores. Las empresas más grandes son más sólidas, pueden afrontar mejor las crisis como lo demostró y lo demuestra ACS. Pueden dedicar más recursos a innovación y a formación.

La mayor recompensa de nuestro trabajo no es lo que nos pagan por él, que eso es lo que pienso yo siempre, sino aquello que nos convierte. El buen trabajo te convierte en mejor persona y el éxito, a muchas personas las convierte en mejores personas. La obra de nuestro homenajeado de esta noche, lo ha convertido en un extraordinario empresario, en el laureado presidente de un club deportivo seguido por todo el mundo. Y esa persona que la conocen en todo el mundo pero sobretodo lo han convertido en Florentino Pérez, la persona que hoy conocemos en un hombre tan reconocido como tan buena persona. Gracias Florentino y gracias a Forbes por haber pensado en mí.”

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=”large” posttypes=post posts_in=39746]