¿Cómo son los solicitantes de empleo codiciados?

Son personas que tienen claro lo que quieren, lo que valen, por lo que están dispuestos a sacrificarse y, por tanto, lo que buscan cuando están a la caza de un empleo. ¿Y por qué el calificativo de codiciado? Porque, ¿quién no quiere en su plantilla a alguien seguro, que hace las cosas con decisión y que sabe identificar problemas y solucionarlos? A continuación enumeramos los rasgos característicos de este tipo de buscadores de empleo.

¿Cómo son los solicitantes de empleo codiciados?

Se conocen a sí mismos y no echan su currículum en cualquier sitio y para cualquier empleo. Saben lo que son capaces de hacer y lo que no, lo que les gusta y lo que les desagrada de un trabajo o empresa y eligen dónde trabajar en consecuencia con ello.

¿Cómo son los solicitantes de empleo codiciados?

Saben identificar problemas y buscar soluciones para los problemas que se plantean en las empresas en las que van a trabajar. No es que vayan de salvadores, pero sí que se encargan de dejar claro que sirven para solucionar la papeleta.

¿Cómo son los solicitantes de empleo codiciados?

Son conscientes de su valor y no buscan desesperadamente nuevas habilidades que adquirir para tener un nuevo empleo. Sólo aprenden aquello que creen necesario y les gusta y perfeccionan aquello que ya saben. Están seguros de que lo necesitan.

¿Cómo son los solicitantes de empleo codiciados?

Utilizan sus contactos y son conscientes de que no todo se puede conseguir solo. Se mantienen en contacto con antiguos compañeros, conocidos y colegas porque son conscientes de que quien menos esperas puede ser quien te informe de un trabajo.

¿Cómo son los solicitantes de empleo codiciados?

Ponen sus propias reglas y se olvidan de tediosos cuestionarios, sueldos indignos y entrevistas incómodas. Tienen su propio método de presentación y tienen claras las condiciones sobre las que están dispuestos a negociar.

[td_smart_list_end]