5 sencillas formas de acabar con la motivación de tu equipo

Mantener a los empleados desinformados. La información es poder, pero no compartir ciertas cosas con los empleados puede hacer que se sientan poco valorados y dando palos de ciego. Si hay problemas, cuéntaselos, informa también de los objetivos reales de la empresa.

5 sencillas formas de acabar con la motivación de tu equipo

Enfrentarlos entre sí. Si tienes un problema con un trabajador, háblalo con él, no con sus compañeros, no los pongas en su contra, pensarán que pueden ser el próximo blanco. Tampoco hagas comparaciones, son odiosas y sólo crean competitividad poco saludable.

5 sencillas formas de acabar con la motivación de tu equipo

Fomentar el secretismo. Si hay algún inconveniente, lo mejor es tratarlo cara a cara como hemos dicho anteriormente. El feedback a la espalda no sirve de nada y lo único que hace es creas malentendidos. No fomentes el secretismo y el cuchicheo.

5 sencillas formas de acabar con la motivación de tu equipo

Recompensar valores subjetivos. Aunque se trate de lealtad, una recompensa nunca debe tener otra motivación que el trabajo bien realizado. Si las recompensas dependen de más factores subjetivos, los empleados acabarán por no esforzarse.

5 sencillas formas de acabar con la motivación de tu equipo

Tratar a los empleados como delincuentes. Esto es, llevar a cabo sobrevigilancia y recriminar exageradamente cada vez que algo sale mal. La actitud de “todos son sospechosos mientras se demuestre lo contrario” no es nada adecuada para un jefe. Fomenta la confianza.

[td_smart_list_end]