Practicar el arte de no pensar: esta habilidad es más fácil decirla que hacerla. Nuestros cerebros están diseñados para estar pensando constantemente. De hecho, una persona de promedio tiene más de 60.000 pensamientos al día. Evita darle tanto al coco y verás cómo mejoras. Aquí es donde entra en juego la meditación.

El denominado método del “cebado”: lo primero que debes de hacer es cambiar tu estado físico. Esto podría significar tomar una ducha de agua fría en la mañana, dar un par de saltos en el gimnasio o hacer deporte además de mantener la respiración profunda durante 30 segundos.

Piensa en tres cosas que tú te imaginas a ti mismo creando en tu vida. Concéntrate en el futuro. Esto debe unirse a un equilibrio del sueño saludable, en una ocho horas de sueño. Si te es imposible, toma una siesta diaria de unos 60 minutos.

Ten un equipo de apoyo a tu alrededor: ya puede ser un amigo, familia, pareja, o el entrenador. La construcción de un equipo de apoyo de gente positiva que te rodea es una de las maneras más eficaces para descansar su cerebro y mantener su salud.