Siguiendo la tendencia de los tres años anteriores, el perfil medio del ahorrador en planes de pensiones individuales ha evolucionado hacia posiciones con mayor exposición a renta variable.

Desde diciembre de 2012 a diciembre de 2016 el ahorro acumulado en las categorías más conservadoras (renta fija y garantizados) fue del 42,8%, lo que significa un importante descenso respecto al 62,6% que representaba en 2012.

Por consiguiente, el patrimonio con alguna exposición a renta variable (mixtos o puros de renta variable) se ha incrementado en 20 puntos porcentuales, hasta el 57,2% del total, en solo cuatro años, según datos de la Asociación de instituciones de inversión colectiva (Inverco).

Tradicionalmente, el conjunto de la cartera de los fondos de pensiones en España ha presentado un elevado peso de activos de renta fija, en línea con el perfil de riesgo conservador que, en promedio, presentan estos instrumentos.

Según el Banco de España, en comparación con la estructura de las carteras de los fondos de pensiones de otros países de la OCDE, los españoles presentan un perfil de riesgo comparativamente reducido, con un peso mucho mayor que el de otros países de las inversiones en instrumentos de liquidez y títulos de renta fija, que alcanzaron en 2015 casi el 72% de la cartera, frente a un rango de entre un 37 % y un 57 % en el resto de los países considerados.