Establece nuevas metas
Es posible que al estar a punto de terminar el año los empelados piensen que lo peor ya ha pasado y está todo hecho. Esto les llevará a relajarse y bajar un poquito el ritmo. No está mal que respiren un poco, pero antes de que lo hagan demasiado, establece nuevas metas. Que el nuevo año venga pegando fuerte y que se va lo haga por todo lo alto: con el máximo rendimiento. Es una forma de mantener a los empleados motivados y comprometidos. Trabaja con ellos para establecer esas nuevas metas, cuenta con sus valoraciones y sus ideas.

Concéntrate en cosas más pequeñas
Una vez que están los proyectos cerrados y parece que el año ha terminado con éxito, es le momento de trabajar en cosas más pequeñas. Por ejemplo, archivar documentos, organizar bases de datos, ir haciendo el bosquejo del briefing del próximo gran proyecto… Son pequeños trabajo que ayudan al equipo a mantenerse en marcha, que no son demasiado pesados ni agobiantes, pero que quitan cierto peso al comienzo del siguiente año en la oficina. Trabajo adelantado y tiempo aprovechado, esa será la máxima.

Reconoce el trabajo cotidiano
La Navidad es el momento idóneo para reconocer el trabajo de los empleados, pero no sólo con grandes fiestas y brindis simbólicos, sino con agradecimientos verdaderos y personalizados. Una simple tarjeta, un pequeño detalle, unas palabras de aliento en una jornada más relajada… Cualquier gesto que reconozca el trabajo que hace día a día un empleado le ayudará a sentirse más motivado de cara al próximo año en la empresa. Unas palabras de reconocimiento verdadero no cuestan nada y pueden cambiar mucho la actitud.

Haz un balance del progreso
Durante el año puede que la empresa haya atravesado malos momentos, pero seguro que también han existido los momentos positivos y personas que han trabajado duro para mantener las cosas en su sitio. El final del año es el momento de hacer balance de las cosas positivas, exponerlas y animar al equipo a continuar en esa línea hacia la mejora, hacia la excelencia. Que los trabajadores se sientan valorados y cohesionados, ayudará mucho a la hora de encarar los nuevos retos que se les propongan para el 2016.