Una de las características más importantes de un profesional de cualquier edad es la capacidad de encajar cada situación con prudencia y reaccionar en consecuencia. Crecer en carácter, humildad y capacidad de encajar una situación puede significarlo todo en tu vida profesional. El factor determinante de un gran profesional no es la edad, sino la madurez, el tacto y la humildad que fomentan el liderazgo. Como dijo Jack Welch, ex director de General Electric, “antes de ser líder, el éxito sólo se trata del crecimiento propio. Una vez que te vuelves un líder, el éxito se define por el crecimiento de otros”.

Cuándo adaptar la disposición a escalar hacia arriba
: vestirse para impresionar y estar a la altura de las circunstancias. Se puede dar la ocasión en la que tengas que ponerte a prueba y, sin demostrar de lo que eres capaz, simplemente tendrás que mezclarte con la multitud y dejar de lado oportunidades para destacar más adelante. Ten confianza, muestra mucho tacto, tu competencia y tu capacidad de hacer bien el trabajo.

Cuándo reducir tu disposición a escalar hacia abajo. Puedes estar al lado de un empleado de tu misma edad, pero de menor rango. Esta situación puede requerir “la reducción de tu disposición”. La humildad es un rasgo que indica madurez y saber cuándo hay que ejercerla puede ayudar a mostrar tu disposición a aprender. Ser un gran empleado significa humildad, voluntad de trabajar duro y de aprender todo lo que se pueda.