Muy buenas razones para no contratar al alguien

El momento más complicado a la hora de contratar a alguien viene cuando tienes que elegir entre dos o tres candidatos muy bien cualificados. Es muy fácil decir “no, gracias” cuando es obvio que la búsqueda de empleo se basa en teclear cuatro frases generales y pulsar “solicitar empleo”. Esta falta de esfuerzo convierte la primera fase de selección en la más sencilla para los responsables de Recursos Humanos. Para evitar formar parte de este grupo, ten en cuenta las siguientes razones que pueden causar el rechazo de tu perfil:

Muy buenas razones para no contratar al alguien

Utilizan la misma versión de su CV para solicitar cualquier empleo.

Muy buenas razones para no contratar al alguien

No se informan ni investigan lo suficiente sobre la empresa antes de solicitar un empleo.

Muy buenas razones para no contratar al alguien

Solicitan todas las opciones de empleo que ofrece la empresa (aunque se traten de puestos contrarios) bajo el lema: “Cuántas más copias de mi currículum tenga la empresa, mejor”.

Muy buenas razones para no contratar al alguien

Acuden a la entrevista poco preparados. Sin haberse informado sobre el puesto que solicitan ni sobre la industria en la que trabaja la empresa.

Muy buenas razones para no contratar al alguien

No saben lo que quieren, a qué aspiran o son incapaces de argumentar por qué quieren ese empleo.

Muy buenas razones para no contratar al alguien

Acuden a la entrevista sin prepararse preguntas pertinentes.

Muy buenas razones para no contratar al alguien

No pueden facilitar ninguna referencia y no saben explicar por qué.

Muy buenas razones para no contratar al alguien

No se ponen en contacto con la empresa durante el proceso de selección. Simplemente dejan que pase el tiempo…

Muy buenas razones para no contratar al alguien

Se creen prepotentes.

[td_smart_list_end]