Iberdrola desarrolla un plan con el que pretende crecer en Portugal y triplicar su número actual de clientes en los próximos tres años. El principal objetivo de la compañía es adelantar en el mercado energético luso a EDP, líder en el país con una cuota que ronda el 80%.

Estos planes de crecimiento se fundamentan en una oferta de precios competitivos y un servicio de calidad con el fin de desarrollar un incremento permanente y estable. Para hacer frente a este crecimiento, Iberdrola cuenta actualmente con una cartera de 160.000 clientes en el país, además de con una extensa red de centros de servicio de atención al cliente en las principales ciudades de Portugal y una plantilla formada por más de 1.000 empleados.

Con esta acción, la compañía busca mejorar su presencia en el área residencial cuya cuota de mercado se sitúa en el 4%, muy lejos de EDP. Diferentes son los datos que registra en el segmento de grandes clientes en el que lidera con una cuota del 24,9%, a la vez que ocupa el segundo lugar en clientes industriales con el 22,1%.

La internacionalización que está llevando a cabo Iberdrola se enmarca dentro de su plan estratégico. Fuera de las fronteras españolas la energética tiene una destacada presencia en países muy sólidos o con gran potencial de crecimiento como son Estados Unidos o Reino Unido; además de en México, país en el que Iberdrola es el principal productor privado de electricidad, y en Brasil. En el ámbito europeo, también está en Francia, Alemania e Italia.