De acuerdo con los datos facilitados, Amazon triplicó el número de MBAs contratados en 2015, respecto a sus competidores Apple y Google y el doble que Microsoft. Quartz basa su análisis en los datos de seis escuelas de negocios de élite: MIT, Northwestern, Columbia, Duke, Chicago y Michigan. Ha dejado fuera del estudio a otras escuelas como Wharton, Stanford, Harvard, ya que no publican datos del nivel de empleabilidad.

El programa de prácticas que ofrece Amazon es particularmente interesante. El pasado agosto, The New York Times publicó un artículo sobre el ambiente de trabajo en la empresa: “Se anima a los trabajadores a desmenuzar las ideas de los demás en las reuniones y cumplir con los estándares ‘excesivamente altos’ de los que la empresa alardea”. Si los datos que Quartz son exactos, el gran número de MBAs que Amazon contrata contradice la idea de que “los millennials buscan exclusivamente trabajos con un ambiente acogedor y un equilibrio entre la vida personal y laboral”. ¿Los recién graduados en escuelas de negocios se preocupan menos por la cultura empresarial que los demás? O si no lo hacen, ¿por qué están dispuestos a renunciar a ella?

“La clave es la curiosidad”, dice Miriam Park, directora de programas de evaluación y de universidad. “Hay una maravillosa coincidencia entre alguien que elige el crecimiento personal y el aprendizaje a partir de un programa MBA y la cultura de Amazon a la hora de superar retos y valorar la curiosidad. Los MBA crean pensadores críticos que quieren innovar”, añadió Park en la revista Fortune.