Investigadores alemanes han analizado hace poco a los graduados de las universidades de Estados Unidos para aprender qué cualidades no financieras son las más importantes para ellos. Se centraron en la localización de la oficina, el nivel de innovación de la empresa, el impacto que puedan generar los empleados, los estudios de los fundadores de las startups y, sobre todo, la forma en la que el trabajo beneficia al estilo de vida de los empleados.

Recursos humanos y marketing. Si eres una empresa pequeña, con recursos limitados, tienes que ser hábil y atractivo para que los mejores luchen por trabajar junto a ti. Tu empresa tiene que estar a la altura de las mejores. La selección de empleados puede ser decisiva a la hora de crear una cultura empresarial. Ten en cuenta que los empleados actúan muchas veces como evangelistas de tu marca. Desarrollar un buen equipo de Recursos Humanos y de marketing es fundamental para trabajar una buena comunicación interna y externa.

Definir los valores fundamentales y diferenciadores de la empresa. Los valores deben ser los pilares fundamentales de la cultura y de la marca de la empresa. Sin una clara comprensión de los valores de la organización, será difícil evaluar si los candidatos son buenos para la empresa.

Mundo digital. Una vez conseguidos los puntos anteriores, habrá que darse a conocer a través de todos los canales digitales posibles: página web corporativa, redes sociales o plataformas relacionadas con el mundo de las empresas y el mundo laboral como Glassdoor o Linkedin. Para llegar al talento más joven, la presencia digital es fundamental.