El procedimiento a seguir tendrá como objetivo final reducir su participación del 86,3% al 16%. Según ha informado el grupo en un comunicado, Artémis, el brazo inversor de la familia Pinault, se convertirá en un accionista estratégico a largo plazo de Puma con una participación cercana al 29%.

La finalidad de dicho movimiento será permitir a al conglomerado de empresas Kering, centrarse en firmas de lujo del nivel de Gucci, Balenciaga o Alexander McQueen.

El proyecto permitirá a Kering reforzar su condición líder en el sector del lujo con una mejor rentabilidad. “La ambición de Kering es continuar desarrollando su poderoso abanico de marcas de moda, artículos de cuero, joyería y relojería, aprovechando su elevada generación de caja y fuerte posición financiera” ha asegura el comunicado de la marca. Ante este nuevo posicionamiento, François-Henri Pinault, presidente y consejero delegado de Kering, aseveró que “la distribución contemplada de las acciones de Puma a nuestros accionistas será un hito significativo en la historia del grupo”. 

“El apoyo total de Artémis, que se convertiría en el principal accionista de Puma, y Kering, como un accionista minoritario, refleja una fuerte confianza en la capacidad de la compañía para continuar respaldando sus objetivos estratégicos y financieros”, ha añadido el directivo.

Los términos finales de la distribución en especie de acciones de Puma a los accionistas de Kering se encuentran bajo revisión y se someterán a votación de los accionistas de Kering en la Asamblea General Anual del 26 de abril de 2018.