Todas las personas han soñado con lograr una serie de metas dentro de la oficina. Por unas o por otras, a veces comodidad, a veces simplemente pereza, estas metas no se han logrado. Existen una serie de propósitos que se deben llevar a cabo en el trabajo, y según la Escuela de Negocios de Harvard, son propósitos que nos harán más felices a la larga y nos ayudarán a alcanzar el éxito:

Ganar más respeto en la oficina

Esto puede parecer una locura, pero según los expertos, las personas que visten de forma diferente parecen las más confiadas en sí mismas, y por tanto generan respeto en los demás. Las personas que no se visten como todos los demás, que no lo hacen para encajar como la masa, son vistas como personas autónomas e independientes capaces de actuar por sí mismas, y que no sienten la necesidad de encajar en un molde impuesto. Estas personas crean sus propias reglas y no les importa la opinión de los demás al respecto. Puede que sea un consejo algo extraño el que te ofrece Harvard, pero esto no quiere decir que no sea cierto.

Trabajar más para brillar en tu puesto

Si has fallado anteriormente, plantéate si el problema es tuyo o del trabajo. Los trabajos, o las empresas de hoy en día, pretenden en muchas ocasiones que se realicen tareas pero no aportan recursos a la causa, lo cual imposibilita los procesos en la mayoría de las ocasiones. Si el problema ha sido tuyo, esfuérzate y pon toda la carne en el asador para cambiar la situación.

Tener una entrevista con la compañía de tus sueños

Si quieres conseguir un puesto en la empresa con la que siempre has soñado, tienes que tener en cuenta varios factores. Vas a tener que esforzarte más que nunca, y vas a tener que cuidar ciertos aspectos personales, como las redes sociales por ejemplo. Todo lo que cuelgas en las redes sociales puede jugar un papel fundamental a la hora de conseguir un puesto de trabajo, lo creas o no.

Ser brillante en dicha entrevista de trabajo

Si quieres destacar en esa entrevista de trabajo, debes hacer preguntas, preguntas que hagan fluir la conversación. Los estudios sobre comportamiento humano sugieren que las personas que realizan este tipo de preguntas tienden a conseguir el trabajo en contraposición con aquellas que no lo hacen.