El año nuevo está lleno de propósitos profesionales y personales. Es la oportunidad que tienen las personas para establecer esas metas, esos puntos donde sueñan con alcanzar el éxito profesional durante el año que tienen por delante. Seguir los sueños parece mucho más sencillo en enero que en mayo.

Lo Millennials ya suponen una gran parte de la fuerza laboral en la actualidad, y cada vez están más concienciados de todo lo que quieren conseguir (que no es poco) Por ello, la generación Millennial, a grandes rasgos, se está preparando para lograr el éxito en 2018 de la siguiente forma:

Todo es cuestión de intención y Mindfulness

Para aquellos que no estéis familiarizados con el término del “Mindfulness”, desde Forbes os dejamos un artículo para aclararos un poco las ideas al respecto. Olvidaos de las resoluciones, el 2018 es todo cuestión de intención para los Millennials. El Mindfulness ha sido llevado a los entornos laborales durante los últimos años, y los Millennials están trasladando esta concentración, los ejercicios de respiración y los mantras al trabajo.

En Estados Unidos, aproximadamente un 42% de los Millennials meditaron por lo menos una vez durante el año pasado, lo cual no resulta nada raro ya que son la generación con más ansiedad hasta el momento. Para los Millennials, fijar una meta tan simple como meditar al menos 30 minutos al día es suficiente para liberar estrés y centrarse en ser productivos.

En cuanto a la intencionalidad en lugar de los propósitos, cabe decir que los Millennials están centrándose en esta palabra para revolucionar su carrera laboral durante el 2018. La palabra “intención” quita la presión que supone cumplir un propósito que seguramente se abandone al primer mes de empezarlo.

La importancia del cuidado personal

Mientras se ha descrito a los Millennials como una generación narcisista, no se han tomado el cuidado personal de la forma en la que lo tendrían que haber hecho. Es vital que encuentren una forma de encontrar el equilibrio entre el trabajo y la vida personal, y esa parece en muchas ocasiones su asignatura pendiente. Los Millennials trabajan muchas horas, por poco dinero y muchas veces, suelen temer a sus jefes, por ello acaban realizando tareas que no les corresponden.

Por ello, 2018 tiene que ser el año en el que los Millennials hagan que todas las demás generaciones cambien su opinión al respecto de ellos. Pero sobre todo, 2018 tiene que ser el año en el que empiecen a encontrar el equilibrio y en el que alcancen todas las metas que se proponen.