10 razones por las que fallan los empresarios

Un empresario puede fracasar por muchos factores, tanto internos como externos, sin embargo, la mayor parte de los fallos suelen provenir de ellos mismos. La falta de autocrítica y de conocimiento, además de la soberbia, son algunos pequeños detalles que empujan al fracaso. En esta fotogalería te revelamos los motivos más comunes de fracaso según el profesor Steve Andriole, colaborador de Forbes USA.

10 razones por las que fallan los empresarios

Porque no son lo suficientemente inteligentes. Y no hablamos de cociente intelectual, sino de cociente intelectual empresarial, es decir, de la compresión holística de las situaciones. Muchos empresarios entienden su idea, pero no si el mercado la aceptará o la rechazará. Tampoco comprenden que existen las circunstancias accidentales, las incontrolables y la innovación no programada. Tampoco quién es la verdadera competencia. Muchos empresarios no profundizan en el negocio y tienen poca idea de aquello de lo que hablan. Además, algunos están cegados por el éxito y no son capaces de ver los fallos.

10 razones por las que fallan los empresarios

Porque no saben quién es quien. Los empresarios a menudo fracasan porque no saben separar los amigos de los enemigos. Ellos no pueden identificar EIQ de pelusa o farol. No pueden encontrar un buen contador de tiempo parcial y no tienen idea de cómo evaluar las habilidades y la experiencia de un abogado. También fallan porque no pueden reconocer inteligentes leales co-fundadores y empleados o cómo optimizar sus contribuciones. Fallan porque no pueden separar los inversores del ángel mudos de disciplinados. Hay mucho que aprender, y muchos empresarios simplemente no saben lo suficiente sobre los jugadores.

10 razones por las que fallan los empresarios

No encuentran financiación suficiente (o adecuada). Los empresarios a menudo fracasan porque no asumir los gastos. Algunos tiran demasiado de su propio dinero y del de amigos y familiares a los que no tratan como asociados. Muchos no saben valorar su empresa y poner precios adecuados o no saben invertir de forma que salga rentable el negocio. A veces el fallo es la comunicación con los inversores, que se sienten inseguros y dejan de aportar.

10 razones por las que fallan los empresarios

Porque tienen expectativas poco realistas. No está mal creer en los milagros, pero lo cierto es que no son más que eso, milagros y no ocurren siempre. Hay empresarios que fracasan simplemente por ponerse metas muy grandes o por creer que van a cambiar el mundo con sus productos. Soñar está bien, pero hay que ser cautelosos.Los delirios de grandeza y la codicia, mejor dejarlos a un lado.

10 razones por las que fallan los empresarios

Porque tienen unas dotes pésimas. Está claro que nadie nace sabiendo, pero desde luego, todo se puede aprender. Hay empresarios excesivamente sinceros y polémicos a los que les va bien con su soberbia, pero ese no es el camino a seguir. De hecho, generalmente, son así después de haber alcanzado cierto éxito. Mientras dure el camino a la fama, lo mejor para no fracasar es saber escuchar y ser tolerante. Evidentemente, también es aconsejable hacerlo después para mantener el status, pero durante el viaje al éxito es imprescindible.

10 razones por las que fallan los empresarios

Porque se asocian con las personas equivocadas. Tratar con las personas equivocadas es una de las causas más frecuentes de fracaso entre empresarios. El término “equivocadas” incluye a personas de diversa índole, desde los colegas que siempre están de acuerdo en lo que el empresario de turno dice aunque esté mal, hasta los que ponen dinero y no ayudan, pasando por oros que creen saberlo todo y no aconsejan bien y demás fauna variopinta, desgraciadamente, existente en el mundo empresarial. Los buenos empresarios tienen un filtro o propósito por el que pasan casi todo peguntándose: ¿esta persona realmente aporta algo para conseguir/lograr mi propósito? Si la respuesta es no, lo retiran del negocio.

10 razones por las que fallan los empresarios

Porque no saben vender. Los empresarios a menudo fracasan porque no venden a los clientes adecuados en el momento correcto y por el precio debido. Las ventas son una parte casi fundamental de cualquier negocio y si están bien planificadas no tiene por qué fallar, su ritmo deberías ser casi automático. Los buenos empresarios tienen en cuenta todos los detalles, desde le logotipo hasta la persona que comercializa sus productos, para que todo funcione como es menester. Además, no olvidan que las ventas no tienen que ir siempre a la sombra de la competencia, cada quien tiene sus posibilidades.

10 razones por las que fallan los empresarios

Porque no saben venderse. Muchas empresarios fracasan porque no saben vender su empresa, porque esta es invisible y pasa impasible ante los ojos de los potenciales clientes.Un buen empresario se encarga de posicionar su empresa en los lugares necesarios, tanto en el mercado como, por ejemplo, en Internet, donde si no estás presente a día de hoy, no eres prácticamente nadie. Tener un bue producto no te asegura el éxito, también tienes que hacer que tu marca se reconozca.

10 razones por las que fallan los empresarios

Porque no saben retirarse a tiempo. Hay empresarios que fracasan porque no saben cuando salir de la escena en el momento adecuado. A veces un simple traspaso o una salida a bolsa pueden solucionar los problemas. Quienes no saben hacerlo, pueden caer. La cuestión es saber retirarse a tiempo y dar paso a lo nuevo. Igual pasa con las ideas, a veces el simple hecho de no dejar ascender a otros mejores o más jóvenes hace que las cosas se vayan a pique antes de lo esperado.

10 razones por las que fallan los empresarios

Porque se paralizan ante los contratiempos. Hay situaciones incontrolables y los buenos empresarios no fracasan si tienen capacidad de adaptación y no se paralizan ante las “inclemencias” laborales. A veces hay que dar un giro a la empresa para mantenerse en el negocio y muchos no saben hacerlo. Además de la capacidad de adaptación, ser observador ayuda mucho. Estar informado sobre las tendencias y anticiparse es la clave.

[td_smart_list_end]